El 24 de mayo de 2009 fue inaugurado este busto homenaje a Felipe Sanclemente, un comerciante de la capital aragonesa que se distinguió heroicamente en el Primer Sitio de Zaragoza.

La Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS) en su 50 Aniversario y con motivo del Bicentenario de los Sitios de Zaragoza quiso homenajear al ilustre comerciante y héroe de los Sitios de Zaragoza donando a la ciudad este busto.

Felipe Sanclemente, natural de Barbastro, estaba avecindado en Zaragoza antes de la invasión francesa. Durante el primer asedio Palafox le designó vocal de la Junta Militar y sacrificó sus pertenencias para los gastos de la defensa.

Sanclemente, aunque no goce del reconocimiento de otras figuras, como el ya mencionado Palafox, fue una pieza fundamental para la resistencia de la ciudad.

Tomó parte personal y activa en las luchas del primer sitio sin abandonar las armas ni los puntos del mayor peligro hasta el 5 de agosto de 1808, fecha en la que resultó gravemente herido en una rodilla, repeliendo un ataque en los jardines del Palacio del Conde de Fuentes (en la actualidad este edificio está desaparecido y en su lugar se edificó el antiguo Banco de Aragón, actual Banco Santander).

Inválido y con muletas marchó con su mujer fuera de Zaragoza tras la rendición de la ciudad en 1809, refugiándose en Cádiz. Regresó en 1813 a Zaragoza, donde se le concedió el puesto de administrador de aduanas. Poco le duró su destino pues falleció dos años más tarde.

Dirección: Paseo Independencia, esquina calle Sanclemente