En el pequeño jardín que da acceso al Hospital Provincial de Zaragoza, a la sombra de palmeras y ceibas, se sitúa un elegante busto de Santiago Ramón y Cajal.

Ramón y Cajal recibió el premio Nobel de Medicina en 1906 y es considerado el padre de la neurociencia por sus descubrimientos sobre la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso.

Ramón y Cajal entró en este hospital en 1870 como aprendiz interino en el equipo de disecciones de Anatomía de su padre, Justo Ramón.

En este mismo centro continuó su formación como practicante, médico docente e investigador. Fueron 14 años claves en su trayectoria profesional y vital hasta que en 1883 ganó por oposición la cátedra de Anatomía Descriptiva de la Facultad de Medicina de Valencia.

La efigie fue realizada en 1933 por el escultor zaragozano Mariano Urdániz. Su réplica en bronce fue forjada en 2021 por el taller Torres-Ponce gracias a una cesión temporal del original (que está hecho en yeso). El monumento cuenta también con un pedestal en mármol blanco Alaskan que fue realizado por Mármoles Alfonso Serrano.

En el pasillo de la entrada del Hospital hay instalada una exposición permanente sobre el centro y el premio Nobel.

Dirección: Jardín que da acceso al Hospital Provincial de Zaragoza, Calle Ramón y Cajal, 60