El Cine Palafox destaca por su arquitectura vanguardista y funcional. Sus instalaciones dotadas de amplios y modernos espacios, así como del mejor equipamiento técnico de la época, hicieron de este cine uno de los más importantes de la ciudad que, a pesar de la última reforma sufrida, todavía conserva intactos algunos de sus espacios originales más destacados (escaleras, vestíbulo y sala principal).

Sin embargo, la singularidad y los valores del Cine Palafox están presentes también en algunos de los espacios que en origen formaron parte de la misma operación inmobiliaria, consistente en la construcción de un hotel, un pasaje comercial, dos cines y un edificio de viviendas y oficinas.

Los sucesivos proyectos y las obras de construcción de todo el conjunto estuvieron a cargo de los arquitectos zaragozanos José de Yarza García y Teodoro Ríos Usón y se desarrollaron en cuatro etapas, comenzando por la construcción del Hotel Goya en 1952, a la que siguieron la del Cine Rex y el Cine Palafox en 1954, para concluir con la ejecución del pasaje comercial y de las viviendas y oficinas de las plantas alzadas del inmueble en 1955.

En este sentido, frente a las profundas transformaciones sufridas por el Hotel Goya para ir adaptando sus instalaciones a las nuevas necesidades y demandas de los clientes surgidas con el paso del tiempo, como por el Cine Rex, desde un principio concebido con menos pretensiones que el Palafox y que recientemente ha sido reformado en su totalidad para acoger varias salas del complejo de multicines Palafox-Las Salas, existen otras partes mucho menos transformadas, que conservan gran parte de su autenticidad e integridad.

Edificio del Pasaje Palafox de Zaragoza

Vista de los multicines Palafox-Las Salas desde el Paseo Independencia

Estas partes son el pasaje comercial, que dibuja una expresiva planta dividida en dos tramos: uno recto y otro sinuoso, unificados por la utilización de misma solución constructiva y compositiva modular, y el edificio de viviendas y oficinas del Paseo de la Independencia nº 12, cuyo acceso se sitúa en el propio pasaje y que tiene unas zonas comunes realmente interesantes. Ambos elementos presentan una concepción arquitectónica y un tratamiento a nivel de materiales y acabados en consonancia total con el propio Cine Palafox, que lo enriquecen y dotan de un valor añadido.

Dirección: Paseo de la Independencia, 12