Además de haber sido cuna de la cantante Raquel Meller y del cómico Paco Martínez Soria, Tarazona puede presumir de ofrecer una amplia nómina de monumentos de incalculable valor artístico.

Entre su patrimonio monumental sobresale la Catedral de Santa María de Huerta, un hermoso mosaico de estilos arquitectónicos cuyos orígenes se remontan al siglo XIII. Gótico, mudéjar y renacimiento se superponen en la que está considerada como una de las mejores catedrales hispánicas del gótico. Las guías de la catedral te contarán con todo detalle la historia de un templo que, tras tres décadas de trabajos de restauración, fue reabierta en 2011 y luce hoy todo su esplendor.

La Catedral de Santa María de Huerta, Catedral de Tarazona

La Catedral de Santa María de Huerta, Catedral de Tarazona

En el siglo XVI comenzó la expansión de la ciudad hacia la margen derecha del río Queiles y, sobre todo, alrededor de la catedral. En esta zona levantaron sus residencias las familias turiasonenses más adineradas. Una de ellas, quizá la más importante, fue la de Eguarás, propietaria de un enorme palacio construido justo enfrente de la catedral.

El Palacio de de Eguarás de Tarazona

El Palacio de Eguarás

La vivienda fue erigida en lo fundamental entre 1559 y 1562. Su planta se dispone en forma de U y se distribuye en torno a un patio central cuadrado de grandes dimensiones. Cuenta con dos pisos, excepto en el lado Oeste que sólo tiene uno.

El patio está formado por cuatro columnas anilladas al tercio del imoscapo y de capitel jónico por lado, construidas por el cantero y entallador francés Guillaume Brimbeuf. Además, sabemos que en la década de 1560 el pintor italiano Pietro Morone se encargó de la decoración con pinturas murales de una sala de naturaleza alegórica con virtudes y artes liberales y otra con pinturas de temática mitológica, presidida por las Bodas de Neptuno y Anfítrite, de las que sólo se conservan vestigios puntuales.

Imprescindible es también que visites la original plaza de toros octogonal, construida en el siglo XVIII y de las que existen pocos ejemplos en España.

La plaza de toros de Tarazona fue construida en el siglo XVIII

La plaza de toros de Tarazona fue construida en el siglo XVIII

La impresionante fachada renacentista del Ayuntamiento merece que la contemples con detenimiento. La Casa Consistorial de Tarazona fue edificada junto a la muralla, apoyándose en ella, entre los años 1557 y 1563 en la Plaza Mayor o del Mercado.

Al exterior el edificio presenta una decoración escultórica que la hace única y original y que fue realizada en dos momentos. La fachada queda dividida por un largo friso tallado en yeso, fechado en los años de su construcción, que representa la marcha de Carlos V tras su coronación en Bolonia, como emperador del Sacro Imperio Germánico, por el papa Clemente VII el día 24 de febrero de 1530.

A la misma época corresponden lostres escudos sobre cueros recortados. El central pertenece al emperador Carlos V, el de la izquierda es el de Aragón, y el de Tarazona es el de la derecha.

Los demás relieves de la fachada del piso principal parecen diferentes en cuanto a programa y datación. En primer lugar, distinguimos dos figuras alegóricas que representan la Justicia y la Sabiduría situadas una a cada lado de la puerta principal, y de los tres personajes hercúleos que aluden a la fundación de Tarazona.

Fachada renacentista del Ayuntamiento de Tarazona

Fachada renacentista del Ayuntamiento de Tarazona

Continúa la ruta callejeando por el casco histórico, contemplando las bellas casas colgadas sobre la vega del río Queiles, la iglesia de Santa María Magdalena y el convento de la Concepción.

Calles del antiguo barrio de la judería de Tarazona

Calles del antiguo barrio de la Judería de Tarazona

Piérdete por las calles del antiguo barrio de la judería –integrada en la Red de Juderías de España- y morería, testigos de la convivencia de culturas que se dio en esta ciudad. Este barrio, que vivió su época de mayor esplendor durante el siglo XIII, se extendía por las actuales calles Judería, Aires, Rua Alta, Rua Baja, plaza de la Mata, plaza y calle de Los Arcedianos, y plaza de Nuestra Señora.

Su trazado se caracteriza por poseer calles sinuosas y estrechas propias del urbanismo medieval. Probablemente, la sinagoga se encontraba en la Rúa Alta, calle en la que, además, vivían los miembros de la elite cultural y económica judía. Subiendo hacia el oeste, colindando con la Zuda –actual Palacio Episcopal– existía un área comercial. Sin embargo, nada se sabe del baño de inmersión ritual o miqweh.

Una de las sinuosas y estrechas calles de la Juderia de Tarazona

Una de las sinuosas y estrechas calles de la Juderia

Tarazona es una ciudad vigorosa que vibra con el Cipotegato, al que vecinos y visitantes persiguen a tomatazos cada 27 de agosto, día de San Atilano. Así que si tienes la ocasión de vivir esta jornada festiva, ponte algo que no te importe manchar.

Por otra parte, si te gusta la bicicleta, tienes la posibilidad de realizar varias rutas tomando Tarazona como punto de partida. La más conocida es la que llega hasta el Santuario de la Virgen del Moncayo. Otra bonita ruta es la que va Tarazona a Borja siguiendo la vía romana.

No podemos olvidar una de las rutas más afamadas que cuantas discurren por estas tierras, la Vía Verde del Tarazonica, que aprovecha el trazado de un antiguo ferrocarril que unía las poblaciones de Tudela (Navarra) y Tarazona. En total, 22 kilómetros que se pueden recorrer tanto a pie como a caballo y en bicicleta.

 

Toda la información sobre esta escapada está disponible en la web de Tarazona Monumental. En Tarazona encontraremos diferentes empresas de turismo activo, servicios de alojamiento y restauración y una oficina de turismo que nos pueden ser de gran utilidad.