El objetivo de esta heladería artesana es conseguir el mejor producto posible. Esta declaración de intenciones coge rigor a base de unos helados donde cada sabor se hace con producto con certificación de origen impecable y se adapta la receta a cada sabor.

Todos los helados son de preparación propia, los propietarios tienen oficio heladero aprendido en Italia, y hay especialidades que son pura glotonería: como el Ferrero Roché, el Nutella o el Oreo.

La filosofía de la heladería Ferrara no es producto “Premium” a precio de oro, sino calidad a precio asequible.

Dirección: Fernando el Católico 14