Con su céntrico local en el número 14 de la Calle Alfonso I, a pocos pasos de la Plaza del Pilar, resulta fácil acercarse a conocer los ‘manolitos’. Así llaman a los deliciosos minicruasanes recién hechos que tienen en esta pastelería.

En Madrid no hay ‘sarao’ en el que falte una bandeja (o dos o diez) de estos minicruasanes de hojaldre y mantequilla que pueden llegar cubiertos de chocolate negro (con un 68 o 38% de cacao), blanco o ambos al mismo tiempo, los conocidos como dálmatas.

De un tiempo a esta parte han invadido las redes sociales -el cambio de imagen de la empresa, antes llamada Pastelería Manolo, ha tenido mucho que ver- pero no son ni mucho menos unos recién llegados.

Llevan más de 30 años haciéndose en su obrador de Colmenar Viejo (Madrid) al estilo tradicional y de manera artesana.

No obstante, Pastelería Manolo ha querido dar un salto cualitativo y, a estas alturas, también cuantitativo, creando la franquicia Manolo Bakes junto al jugador de futbol Álvaro Morata.

Pero no es lo único que podemos tomar en Manolo Bakes: los ‘manolitos’ se acompañan de ‘lolitas’, que son las palmeritas de hojaldre en versión mini, además de otros clásicos de siempre, como donuts, napolitanas o ensaimadas, y postres venidos de otras latitudes, como brownies o cookies. Puro vicio.

Por cierto, también tienen versiones saladas.

Si ya estás salivando, avisa a tus amigos antes de que el secreto corra a voces. Porque en cuanto la gente se entere, se va a petar.

Dirección: Calle Alfonso I, 14