La animada Calle Hernán Cortés se extiende por más de 2 kilómetros, desde el Paseo María Agustín hasta la Calle Cortes de Aragón.

Subirla o bajarla, recorrerla en toda su extensión nos hace viajar entre estilos arquitectónicos, escultóricos y ambientales de alto valor cultural y patrimonial.

Esta avenida resulta ser una verdadera galería al aire libre donde se contemplan los estilos más diversos, la mayor parte de ellos concebidos en la primera mitad del siglo XX.

En menor cuantía descubriras el Art Decó y el Racionalismo, momentos que no alcanzaron su mayor esplendor en Zaragoza, sin embargo son muy identificables.

Sin lugar a dudas, el Ecléctico es el predominante, un movimiento muy extendido por toda Zaragoza.

edificios historicos de la calle hernan cortes

Por su amplitud no es homogénea su urbanización. Se puede decir que hay muchos paisajes en una misma calle. Recorrerla es conocer otra parte de la ciudad tan fascinante como el tradicional Centro Histórico, aunque más moderno y calmado.

Es una vía amplia, bien señalizada, de varias sendas, con separador, luminarias y pocos semáforos, lo que la convierte en un trayecto cómodo y rápido.

Nota el bullicio, el claxon de los autos en estrepitosa sinfonía… Después dedica un momento a contemplar el entorno. No a la gente, no a los autos que pasan constantemente, no a los productos en la venta. Mira hacia los costados y mira hacia arriba. Descubre en medio del polvo de la vida constante, la diversidad de estilos arquitectónicos, la coexistencia de construcciones erguidas.

esquina de las calles Hernan Cortes y Pizarro

A Hernán Cortés se va a resolver cualquier cosa, a comprar en alguna tienda, o una librería -de nuevo o de viejo-, a tomar un café o poner crédito al teléfono, a sacar dinero, a hacerle un corte de cabello a la mascota.

En el número 3 se encuentra Le Petit Croissant, una pequeña panadería y pastelería con una sorprendente y gran variedad de artículos de obrador propio: panes de diferentes semillas, con nueces, a la naranja, con formas de animales, galletas de diferentes colores y sabores, pastelitos que se comen sólo con mirarlos, bollos y magdalenas de chocolate, de frutos rojos, de naranja, etc.

Le Petit Croissant Hernan Cortes

Mostrador de Le Petit Croissant

Eso (y muchísimo más) es el la Calle Hernán Cortés: un lugar donde es fácil perderse y sentirte dentro de una aventura, una locura y un remanso de paz, todo depende de donde estés y del momento del día.

Hernán Cortés es esa otra parte de Zaragoza de la cual no hablan generalmente las guías turísticas, pero igual llena de vida y gente.