El Paseo María Agustín da comienzo en la Puerta del Carmen y llega hasta las puertas del río Ebro en la Plaza Europa.

Subirlo o bajarlo, recorrerlo en toda su extensión nos hace viajar entre estilos arquitectónicos, escultóricos y ambientales de alto valor cultural y patrimonial.

Este Paseo resulta ser una verdadera galería al aire libre donde se contemplan los estilos más diversos, la mayor parte de ellos concebidos en la primera mitad del siglo XX.

En menor cuantía descubriras el Art Decó y el Racionalismo, momentos que no alcanzaron su mayor esplendor en Zaragoza, sin embargo son muy identificables.

Sin lugar a dudas, el Ecléctico es el predominante, un movimiento muy extendido por toda Zaragoza.

Por su amplitud no es homogéneo su urbanización. Se puede decir que hay muchos paisajes en un misma paseo. Recorrerlo es conocer otra parte de la ciudad tan fascinante como el tradicional Centro Histórico, aunque más moderna y calmada.

Es una vía amplia, bien señalizada, de varias sendas, con separador, luminarias y pocos semáforos, lo que la convierte en un trayecto cómodo y rápido.

En confluencia de los Paseos María Agustín y Pamplona, la Avenida César Augusto y la Calle Hernán Cortés se encuentra la Puerta del Carmen. Zaragoza tuvo 12 puertas (cuatro romanas y ocho medievales), aunque en la actualidad sólo se conserva en pie una, la Puerta del Carmen, salvada milagrosamente por ser icono de La Guerra de la Independencia.

De estilo neoclásico, fue construida en el año 1789 por el arquitecto Agustín Sanz, sobre la anterior Puerta del Carmen, erigida en la Edad Media y denominada de Baltax hasta 1656. Tiene el valor histórico de haber sido testigo de acontecimientos trascendentes para la ciudad. Durante los Sitios de Zaragoza (1808-1809) sirvió de bastión a la resistencia aragonesa quedando las huellas de los proyectiles todavía visibles en su estructura.

Puerta del Carmen de Zaragoza

Puerta del Carmen de Zaragoza

En el número 4 del Paseo Maria Agustin se encuentra el Edificio Ebrosa, un gran inmueble multifuncional imprescindible en el paisaje urbanístico de la ciudad. El coloso inició la era de los edificios altos en Zaragoza de finales del siglo XX. El edificio destaca por su agradable estructura visual, en la que resaltan las líneas horizontales. La novedosa tecnología con que fue erigido, lo convirtió desde un principio en objeto de admiración por parte de la población y los expertos.

El Edificio Ebrosa

El Edificio Ebrosa

Inaugurado en enero de 1970, el pasaje comercial del Edificio Ebrosa fue concevido como uno de los lugares más lujosos de la ciudad. El glamuroso diseño de techos y marquesinas pretendía agrupar establecimientos de alto standing, como boutiques, peleterías y joyerías.

Al igual que otros pasajes comerciales de Zaragoza, ya no atrae ni a empresarios ni a compradores y se han convertido en mero lugar por donde atajar el camino entre calles.

En el número 8 se encuentra el conjunto formado por la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el Colegio Mayor Virgen del Carmen. Fue proyectado en 1963 por el arquitecto José Romero e inaugurado en 1965.

El autor seguramente se inspiró en la ciencia-ficción y el espacio exterior, una verdadera obsesión entre los arquitectos de la época a la hora de proyectar iglesias y parroquias.

La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Zaragoza

La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen

En el número 12 se sitúa el Centro de Especialidades Médicas Ramón y Cajal. Se edificó en 1979 y cubre a unos 300.000 residentes en Zaragoza.

En el 20 está el IAACC Pablo Serrano. Diseñado por el arquitecto Julio Bravo, abrió sus puertas el 27 de mayo de 1994. La misión principal del museo es el fomento y difusión del arte y cultura contemporáneos. El Pablo Serrano se planteó con una radicalidad formal muy llamativa y sus formas apuestan por un espíritu futurista.

El autor de este museo seguramente se inspiró en el Instituto de Investigaciones Fotoatómicas, hogar de Mazinger Z.

El IAACC (Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos) Pablo Serrano

Vista del Museo Pablo Serrano IAACC desde Paseo María Agustín

En el número 41 se ubica el Colegio Público Joaquín Costa. Fue diseñado en 1929 por el arquitecto Miguel Ángel Navarro y en su momento fue considerado como el mejor y más moderno centro escolar de España.

En su momento fue considerado como el mejor y más moderno centro escolar de España. Su programa de estudios seguía los progresistas principios pedagógicos que Joaquín Costa había defendido durante toda su vida.

Balcón principal del Grupo Escolar Joaquín Costa

Grupo Escolar Joaquín Costa

Más adelante, en el número 36, encontramos el edificio Pignatelli. Data de finales del siglo XVIII y es sede del Gobierno de Aragón. Es un edificio construido desde la Ilustración y por ilustrados. Su construcción se caracteriza por un uso de ordenación en planta, de concepción rígida y ordenadas por la simetría y un lenguaje regido por la razón, por la proporción y el orden.

El elemento central, la iglesia, es ecléctico, con fachada de proporciones góticas, inspirada en su diseño por el estilo bizantino, y su cúpula dorada es la más oriental de las zaragozanas.

La antigua Casa Real de La Misericordia (actual edificio Pignatelli, sede de la Diputación General de Aragón)

La antigua Casa Real de La Misericordia (actual edificio Pignatelli, sede de la Diputación General de Aragón)

Saliendo por la Calle General Mayandía podemos acceder a la Calle Anselmo Clavé, donde se encuentra el Caixaforum Zaragoza y la Antigua Fábrica de Chocolates Orús.

Justo enfrente se encuentra la fundación industrial y artística Averly. Se fundó en 1863 y suministró maquinaria para industria, agricultura, sanidad y transporte.

En 1900 contaba con 140 operarios y ocupaba 10.000 metros cuadrados, de los que unos 4.000 estaban edificados con viviendas, oficinas, talleres de mecanización y montaje, calderería, carpintería, almacenes, fundiciones y otras dependencias.

Fundición Averly, una auténtica joya del patrimonio industrial internacional

Fundición Averly, una auténtica joya del patrimonio industrial internacional

Trabajadores de la fundición Averly en 1900

Trabajadores de la fundición Averly en 1900

En el número 40 se conserva la puerta y el muro del antiguo Cuartel de Caballería. La puerta (hoy cegada) estaba rematada por un escudo Real (actualmente en los jardines del Cuartel de Pontoneros) y permitía la salida directa de la tropa al inmediato campo del Sepulcro o Eras del Rey.

El muro hacía las veces de muralla de la ciudad. La puerta del Cuartel de Caballería fue escenario de la primera batalla de los Sitios de Zaragoza.

Vestigios del antiguo Cuartel de Caballería en el Paseo María Agustín

Vestigios del antiguo Cuartel de Caballería en el Paseo María Agustín

En la intersección de María Agustín y Conde Aranda se halla la iglesia del Portillo, uno de esos lugares del pasado en medio de la ciudad que parece mentira que hayan sobrevivido a los envites del progreso. De su arquitectura, destaca la desproporción de sus dos torres, su sobria volumetría y la exuberante ornamentación de la portada principal.

Vista de la Iglesia del Portillo desde el Paseo María Agustín

Vista de la Iglesia del Portillo desde el Paseo María Agustín

María Agustín termina en la Plaza de Europa, en cuyo centro se sitúa un enorme obelisco de 33 metros.

Tramo final del Paseo María Agustín, con la Plaza Europa al fondo

Tramo final del Paseo María Agustín, con la Plaza Europa al fondo

El Paseo María Agustín es esa otra parte de Zaragoza de la cual no hablan generalmente las guías turísticas, pero igual llena de vida y gente.