Francisco de Goya volvió desde la Corte a Zaragoza en 1780 para pintar la cúpula ‘Regina Martyrum’ en la basílica del Pilar. Encuentra acomodo en lo que hoy es el número 2 de la calle Alfonso I, a solo un portal de la residencia de su amigo Martín Zapater.

Dirección: Calle Alfonso I, 2