«Laboratorio municipal» se en grandes letras sobre la puerta de un edificio en el número 29 de la calle de José Palafox. Solo hay que alzar la vista para descubrirlo. Su fachada decimonónica desvela un pasado industrial y las letras mencionadas lo corroboran.

En la actualidad cumple una función completamente diferente a la que se concibió: es la Casa de las Culturas y la Solidaridad. Sin embargo, nada se conserva de la etapa en la que fue laboratorio.

El inmueble fue construido en 1914 según proyecto de José de Yarza Echenique -que hacía tres años que era arquitecto municipal-.

Es de una sola planta, donde un gran patio es el eje del espacio. La fachada es de ladrillo visto, articulada a base de pilastras, abriéndose en cada paño de muro un vano adintelado de cabecero de menos luz y dintel de ladrillos a sardinel.

Remata la construcción un coronamiento de composición simétrica, en la que no falta un friso de coquetas baldosas. La cornisa, que tiene un poco vuelo, está partida en el centro con el león rampante, emblema de la ciudad de Zaragoza.

El edificio se inscribe dentro de las tendencias de inspiración regionalista en las que se sitúa José de Yarza Echenique tras el apogeo modernista de los primeros años del siglo XX.

Desde el año 1998 alberga la Casa de las Culturas y la Solidaridad, un centro social cuyo objeto es promover la integración social de inmigrantes y minorías étnicas y favorecer modelos de convivencia interculturales.

Dirección: Calle Palafox 29

Conoce el legado industrial de Zaragoza