51 años. Nacido en Zaragoza. Jorge Pardo es un ingeniero industrial que trabajó varios años de informático para Opel y que viajó mucho: Alemania, Reino Unido, Irlanda…

Descubrió el Origami en el pabellón de Japón de la Expo de Sevilla de 1992, a través de una exposición del maestro plegador Akira Yoshizawa.

Lo que vió allí le deslumbró, y se convirtió en una pasión que no ha dejado nunca de crecer pues, aunque el arte de crear figuras doblando y plegando papel es una tarea muy exigente, resulta al mismo tiempo extraordinariamente gratificante y se convierte en un continuo aprendizaje.

Jorge Pardo ha conseguido hacerse un hueco innegable en el mundo del Origami gracias a haber creado un estilo personal e identificable, basado en construir piezas grandes a base de otras más pequeñas e idénticas, módulos, convenientemente ensambladas.

obras de origami en la escuela museo de origami de zaragoza

exposición ‘Muñecas de papel', del japonés Akio Maruyama, en Escuela Museo Origami Zaragoza

Desde finales 2013 es el director de la Escuela-Museo de Origami (EMOZ), un centro que ayudó a impulsar y que nació con el objetivo de difundir, exhibir e investigar esta original manifestación cultural.

¿Papiroflexia u Origami?

Usamos las dos palabras indistintamente. En España se utiliza el término papiroflexia y en el resto del mundo Origami, un vocable de origen japonés.

Es curioso, pero España es el único país del mundo donde hay una palabra distinta a Origami.

Recientemente has sido galardonado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón por tu labor al frente de la EMOZ ¿Qué ha significado para ti este reconocimiento?

Es muy importante, sobre todo, porque se nos reconoce por el valor artístico de nuestras exposiciones. Esperamos que el premio sea una ayuda para que se nos conozca más y para tener más apoyos.

Jorge Pardo con una pieza creada por él, en la Escuela Museo Origami Zaragoza

Jorge Pardo con una pieza creada por él, en la Escuela Museo Origami Zaragoza

¿Qué es y cómo surgió la EMOZ?

Hace ya un par de décadas hablamos con el Ayuntamiento de Zaragoza para crear una Escuela-Museo del Origami. Para darnos a conocer, organizamos varias exposiciones que tuvieron mucho éxito. A partir de entonces, viendo el interés que había en la ciudad, decidimos dar el paso de crear la EMOZ en diciembre de 2013.

flores de origami en zaragozaexposicion en la Escuela Museo Origami de Zaragoza

¿Cuál es el porqué de la EMOZ?

Por un lado, no exisitía ningún centro de este tipo en todo el mundo, y por otro, desde el Grupo Zaragozano de Papiroflexia teníamos una historia detrás de más de 75 años organizando congresos, exposiciones, cursos y talleres, pero no había un espacio físico permanente en el que llevar a cabo todas estas acciones.

En Tripadvisor la EMOZ es la segunda visita más recomendada de toda la provincia de Zaragoza, tras la Basílica del Pilar, y por delante del Monasterio de Piedra

Es una satisfacción estar compitiendo con dos lugares que son referencia turística a nivel mudial. Algunas veces incluso llegamos a estar en el primer puesto, aunque he de reconocer que ocasionalmente también bajamos al tercero porque nos adelanta el Monasterio de Piedra.

En Tripadvisor tienen en cuenta la calidad de los comentarios, y en la EMOZ tenemos más de 2.000 comentarios, y la nota media que nos otorgan es de 9,59 sobre 10.

Jorge Pardo con una pieza creada por él, en la Escuela Museo Origami Zaragoza

¿Qué podemos ver en la EMOZ?

Cada tres meses tenemos una exposición temporal distinta, que cambia absolutamente toda la oferta expositiva de la EMOZ. Es decir, que el visitante que acude entre una exposición y otra ve siempre cosas nuevas y diferentes.

¿Tienes algún artista que te inspire especialmente?

A mi me gustan mucho los diseños geométricos, modulares. Yo empecé en el Origami plegando modelos de la japonesa Tomoko Fuse, considerada la mejor origamista modular del mundo. Durante mucho tiempo hice los modelos de sus libros, hasta que un día llegó la inspiración y comencé a crear mis propios diseños.

Obra de papel en la Escuela Museo Origami de Zaragoza

Mother and child de Giang Dinh y Quijote de Eric Joisel

Nosotros vemos el resultado, la obra, pero ¿qué proceso creativo lleva cada uno de tus trabajos?

Cada modelo es muy distinto, hay algunas obras como la ‘Estrella Cuzco’ que hice en una tarde y otras como la ‘Flexiball’ en la que estuve trabajando más de medio año. La inspiración de cada obra llega de una manera y cada modelo tiene su tiempo.

¿Hay alguna de tus obras que te haya marcado especialmente?

Si, principalmente tres, la primera es la ‘Flexiball‘, un modelo que se ha popularizado mucho entre los amantes del Origami, por internet puedes ver vídeos de gente de todo el mundo que lo ha hecho y comparte el resultado.

Además con ese mismo tipo de módulo creé mi segunda obra importante, ‘El árbol de la vida‘, un modelo similar a la ‘Flexiball’, pero montado de otra manera. Está formado por 200 papeles cuadrados sin cortar y sin pegar, una estructura con la que se puede jugar cambiándola de forma.

La tercera obra es el manto de papel de la Virgen del Pilar, formada por 1.536 papeles. Se coloca a la Virgen el día 6 de agosto de cada año.

Charlamos con Jorge Pardo, impulsor y director de la Escuela-Museo de Origami de Zaragoza (EMOZ)

¿Cómo viviste la pandemia, sobre todo el confinamiento?

Ha sido un periodo muy complicado. En la EMOZ teníamos muchas visitas programadas de colegios, pero llegó la pandemia y tuvimos que cancelar todo.

Escuela-Museo de Origami de Zaragoza

Obras del Maestro Eric Joisel en la Escuela Museo del Origami de Zaragoza

¿Cuál es el superpoder que te ha hecho avanzar?

Los superpoderes de todo maño/a: la tenacidad y la constancia. He logrado que salga adelante la Escuela-Museo de Origami de Zaragoza (EMOZ) y pienso que estamos en el inicio del camino, que todavía queda mucho por recorrer.

¿Cómo ves el EMOZ dentro de cinco años?

Me gustaría que gracias a nuestra labor se reconociera el mundo del Origami en Zaragoza y que fueramos  capaces de exportar la idea de la EMOZ a otras ciudades.

 

La Escuela-Museo de Origami de Zaragoza (EMOZ) se puede visitar de manera virtual a través de su página web y de sus cuentas en redes sociales en Intagram y Facebook.