El Dídola es un local tranquilo para leer un libro o para beberte un batido, un frappé o una auténtica “limorada” mientras revisas Facebook o para hojear sin vergüenza el último número de tu revista favorita de interiorismo. Porque aquí, estáte tranquilo, nadie se pondrá las manos a la cabeza.

Es uno de los cafés más concurridos (e ‘instagramizados’) de la ciudad de Zaragoza.

A parte de su ubicación privilegiada, este local juega muy bien con el minimalismo nórdico, con un despliegue de techos altos, madera, mobiliario casero y luz, muchísima luz.

Las paredes son de un azul intenso, los techos son altísimos y alguien se ha dedicado a pintar los tubos de refrigeración de vivos colores.

Una pizarra garabateada ofrece croissants, baguels, mini-bocadillos y sandwiches. No falta un jarrón enorme de flores frescas.

pincho de tortilla en el didola

Pincho de tortilla en el Dídola

libros infantiles en el didola cafe

Libros infantiles en el Dídola

Dídola tiene de todo para alimentar cuerpo y espítiru. Posee pequeños trozos de cultura repartidos en cuadros, libros y juegos.

La atmósfera es relajada, y el público, moderno, joven y calmado.

No es extraño, el Dídola es un centro de desintoxicación infalible cuando habéis tenido sobredosis de oficina: un zumo natural, limonada de la casa o una infusión, si estáis blandos; un pastel casero o uno de sus magníficos sandwiches, si el hambre aprieta.

Su carta está centrada en las raciones, los bocadillos (con una amplia variedad de panes e ingredientes) y en las tartas clásicas.

Además también es uno de esos lugares perfectos para comer su menú del día.

Todos sus platos están recién hechos y el personal es muy amable.

El Dídola es un local tranquilo para leer un libro o para beberte una auténtica “limorada” mientras revisas Facebook o para hojear sin vergüenza el último número de tu revista favorita de interiorismo

El Dídola es un local tranquilo para leer un libro o para beberte una auténtica “limorada” mientras revisas Facebook o para hojear sin vergüenza el último número de tu revista favorita de interiorismo

La planta baja del Dídola está pensada para trabajadores nómadas, freelance y estudiantes que necesitan un espacio temporal como lugar de trabajo o reuniones o simplemente para leer tranquilamente

La planta baja del Dídola está pensada para trabajadores nómadas, freelance y estudiantes que necesitan un espacio temporal como lugar de trabajo o reuniones o simplemente para leer tranquilamente

Además, los niños son especialmente bien recibidos, ya que aunque es un establecimiento para adultos, los más pequeños de la casa cuentan con espacios para estar entretenidos.

Los clientes adultos comparten espacio en armonía con los niños que juegan y leen mientras sus progenitores toman algo.

Sin duda, es uno de esos locales perfectos para resguardarse del frío y las lluvias del invierno y tomar un café o té especiado en sus sillas de estética ‘vintage’.

 El Dídola es un acogedor local con un cuidado interiorismo en el que las maderas claras y el juego de las luces y sombras de sus amplios ventanales son los protagonistas

El Dídola es un acogedor local con un cuidado interiorismo en el que las maderas claras y el juego de las luces y sombras de sus amplios ventanales son los protagonistas

Juegos para niños en el Dídola

Juegos para niños en el Dídola

No es raro ver a algún cliente concentrado en su portátil mientras humea su taza junto a un trozo de tarta del día.

En la planta baja encontraréis calma total, música suave, servicio permisivo, wifi de calidad y otros ítems fundamentales para trabajar a gusto.

Si la idea es ya tentadora, la posibilidad de disfrutarla en su tranquila terraza la lleva a otra dimensión.

Si vais a visitarlo, id con tiempo, pues es fácil pasarse aquí horas sin apenas darse cuenta. La propietaria tendrá que desalojaros con una manguera antidisturbios.

Dirección: Calle Don Jaime I, 28
Teléfono: 876 280 61
Facebookfacebook.com/didolacafe/
Sitio Webdidola.es

Bares y otros lugares para trabajar fuera de la oficina en Zaragoza