El emblemático edificio del número 47 del Coso zaragozano fue construido en 1929 por el arquitecto Roberto García Ochoa –su nombre se puede leer en la fachada–, por encargo de los fundadores del Banco Zaragozano.

Su cúpula dorada se ha convertido en un referente del centro de la capital aragonesa. El inmueble destaca por su esbelto torreón con cúpula recubierta con decoración en mosaico, cuenta con diez plantas (incluido el sótano y la azotea), que rondan entre los 352 y los 448 metros cuadrados cada una. En total, el complejo consta de 4.283 metros cuadrados.

vista del banco zaragozano desde el coso

La planta baja y la entreplanta ofrecen una solución ya conocida: una sucesión de arcos escarzanos en un orden gigante que abarca los vanos de la planta baja y la entresuelo, conformando el basamento del edificio, en este caso de extraordinaria riqueza por el infrecuente uso en la ciudad de los mármoles y una rica decoración de “placas” de carácter neobarroco en las enjutas.

La referencia y en este caso inspiración directa es la contigua casa del Coso nº 43-45 (de finales del siglo XIX). El resultado es un espectacular conjunto con soluciones compositivas muy similares a las que se habían utilizado y se utilizarían en otros establecimientos bancarios.

En el interior destaca el vestíbulo del patio de operaciones, que ocupa la rotonda del chaflán.

el banco zaragozano desde el coso

El edificio se inserta dentro de las tendencias de la década de los años 20-30, en las que predominan los lenguajes clasicista y ecléctico (lleno de orientalismos, en este caso). Este estilo fue el lenguaje elegido por su grandilocuencia para establecimientos de estas características y uso, y que son indicativos de la expansión de la Banca en la época de Primo de Rivera.

En 2015 el edificio fue sometido a un profundo proceso de restauración y renovación. Las obras para su rehabilitación, en las que trabajaron más de cien personas, se centraron en la restauración de la cúpula y la fachada, así como en el arreglo de los elementos de la carpintería exterior, que se encontraban muy deteriorados.

Desde octubre de ese mismo año, el edificio alberga la dirección territorial de Aragón y La Rioja de CaixaBank, así como varios departamentos de banca (privada, de empresas y de instituciones) y los centros de negocio inmobiliario y análisis de riesgo.

Dirección: Coso 47