Desde la década de 1870 a orillas del río Huerva existía un espacio de esparcimiento conocido como los Campos Elíseos.

En estos terrenos se construyó un velódromo en 1896, que también contó con un cine desde 1923 hasta 1930.

El Edificio Elíseos se construyó sobre los terrenos del antiguo velódromo, y fue proyectado por el arquitecto Teodoro Ríos Balaguer en 1944 bajo encargo de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja.

Las obras concluyeron un año después y dejaron una impronta monumental y clásica al gusto de la burguesía de la época.

En lo alto del inmueble destaca el conjunto escultórico en bronce del artista Félix Burriel, que firmó como ‘Monumento al Ahorro’, junto al escudo de Aragón.

En los bajos del edifició se inauguró el 22 de diciembre de 1944 el mítico Cine Elíseos. El amplio local destaca por su decoración clasicista utilizando mármol, madera, latón y terciopelos trabajados con cuidados acabados artesanales. Además, cuenta con el valor añadido de ser uno de los pocos cines de mediados del siglo XX conservados en Zaragoza que no han sufrido apenas trasformaciones.

Antiguo Cine Elíseos

Antiguo Cine Elíseos

Durante casi 70 años el Cine Elíseos fue un referente cultural de la capital aragonesa gracias a su estilo clasicista y su estética elegante y refinada. Por su pantalla pasaron miles de películas y en sus butacas rojas se sentaron cientos de miles de cinéfilos.

La última proyección que acogió su sala fue ‘Marsella’ de Belén Macías. Cerró sus puertas el 8 de agosto de 2014 con el supuesto objetivo de “adaptarse a las nuevas tecnologías”, pero el Cinema Elíseos nunca más volvería a abrir.

Dirección: Confluencia del Paseo de Sagasta con la Gran Vía