La fascinante iglesia de Santa Mónica es el edificio más impactante y con mayor personalidad de todo el barrio de la Romareda.

Es un buen ejemplo de arquitectura contemporánea que destaca por su acertada implantación en el entorno, su cuidada volumetría, su composición, su funcionalidad y por no ajustarse a convencionalismos.

Las obras de la iglesia de Santa Mónica de La Romareda, también conocida como “El Ovni“, comenzaron en enero de 1972 y en marzo del año 1973 la iglesia se abrió al público.

Santa Mónica se planteó con una radicalidad formal muy llamativa y sus formas apuestan por un espíritu futurista.

Su singularidad fue muy bien acogida por los zaragozanos de la época, que veían en ella una imagen nueva y moderna de una iglesia católica que quería acercarse a la sociedad.

El autor de esta iglesia seguramente se inspiró en la Casa Futuro del finlandés Matti Suuronen, un concepto de vivienda prefabricada en forma de platillo volante que causó furor a finales de los 60.

Bromas aparte la iglesia de Santa Mónica es uno de los pocos ejemplos que hay en nuestro país de la arquitectura espacial, una extravagante variación de la arquitectura brutalista embebida de la estética de películas como 2001: Una odisea del espacio o Barbarella.

Dirección: Calle Asín y Palacio 24