La Real Sociedad Económica de Amigos del País acordó en 1904 levantar por suscripción pública el monumento “a los mártires de la religión y de la patria”, en sustitución de la antiquísima y venerada Cruz del Coso, destruida por los proyectiles franceses durante la Guerra de la Independencia.

La obra fue producto de la colaboración entre dos profesionales muy importantes tanto en el ámbito local como en el nacional: el arquitecto Ricardo Magdalena y el escultor Agustín Querol. El monumento fue sufragado por suscripción popular.

Para los zaragozanos de la época su significado cobijaba también a los miles de fallecidos en la recientes guerras de Cuba y Filipinas, finalizadas en 1898.

Dirección: Plaza de España, Zaragoza