Ubicado en la calle Dormer, lindando con la Plaza de Santa Marta y la Real Maestranza de Caballería, se levanta el edificio conocido como Palacio de Huarte o de Frías.

Debe su nombre a su último propietario, Mariano Frías, marqués de Huarte, puesto que no se tienen referencias sobre quién pudo ser el primer poseedor. Sin embargo, el tipo de edificio hace pensar en un ciudadano de posición social relevante.

Fue construido en la primera o segunda década del siglo XVI, cuando comienzan a abandonarse las formas del Gótico final sustituidas por las del primer Renacimiento.

Levantado en ladrillo, la piedra sólo se utiliza en determinadas partes o elementos. La fachada principal conserva en la planta baja la puerta de acceso bajo un gran arco de medio punto con rosca de ladrillo que apea en pilastras de piedra sobre un pequeño plinto de escasa elevación.

Su exterior actual no permite vislumbrar la grandeza del pasado debido a que ha sufrido transformaciones con el paso del tiempo. La severidad exterior contrastaba con la riqueza interior.

Sus espacios se encuentran articulados en torno a un patio central que concentra todo el trabajo ornamental combinando la tradición gótica con la nueva moda renacentista y que se corona con un alero de madera de potente vuelo del que tan solo se conservan dos fajas del friso.

A su alrededor se distribuyen las diferentes estancias, cubiertas, algunas de ellas, con ricos artesonados de madera. La amplia escalera de tres tramos parte del patio y termina en los corredores superiores con una galería de columnillas y arcos con caserones pequeños y vigas profundamente molduradas.

Todo ello manifiesta una gran versatilidad en la manipulación de los recursos que convierte el edificio en un ejemplo de la experimentación con las formas del Renacimiento.

El palacio fue utilizado como hospital durante los Sitios de Zaragoza.

Desde 1980 alberga el Archivo Histórico Provincial De Zaragoza, un centro cultural depositario del patrimonio documental en el ámbito de la provincia, que realiza funciones de custodia y acceso documental propias de un archivo público, prestando sus servicios a la Administración y a todos los ciudadanos. Fundado hace más de medio siglo, el Archivo conserva más de 14 kilómetros lineales de cajas con documentación, instaladas en distintas dependencias.

Hasta 1809 el Reino de Aragón guardaba sus propios fondos documentales, diferenciados de los de la Corona de Aragón, en el edificio de la Real Audiencia ubicado en el Palacio Arzobispal. Este lugar fue destruido e incendiado durante los Sitios de Zaragoza lo que supuso la pérdida de numerosos documentos, lo que motivó el interés general por formarlo de nuevo.

Tras la Desamortización, la salvación de valiosos fondos monacales, archivos privados, así como la donación de archivos municipales y la copia de fondos aragoneses configura de nuevo una interesante colección, que a causa de problemas especialmente políticos se incorporan a las colecciones nacionales. Será a partir del Real Decreto de 1947 cuando se disponga la creación de los Archivos Históricos Provinciales y se deposite en ellos los protocolos notariales de más de cien años de antigüedad, la documentación histórica de las Audiencias y Juzgados, de las Delegaciones de Hacienda y otras dependencias provinciales.

En 1948, solicitado por el doctor Ángel Canellas, se crea el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza que será instalado después de numerosos problemas en el edificio del Colegio de Notarios, antiguo palacio de Sobradiel; aunque disponiendo de espacio muy escaso y en condiciones muy precarias.

Estas circunstancias fueron el detonante de que comenzasen las negociaciones con la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza para la restauración y cesión del edificio del Palacio de Huarte, sito en la calle Diego Dormer, propiedad de la entidad financiera.

Será en 1980 cuando los fondos del archivo pasen a ocupar el lugar actual. Actualmente el edificio presenta carencias de espacio debido al enorme volumen de la colección lo que ha hecho necesario el estudio del proyecto para la nueva ubicación del archivo, proyectada en un edificio de la calle Madre Rafols que pueda acoger no solo el Archivo Histórico Provincial sino también el Archivo General de Aragón.

La colección se divide en dos grandes grupos de fondos: los de carácter público, generados a lo largo del tiempo por las distintas Administraciones Públicas, y los de carácter privado, reunidos por las personas físicas o jurídicas en el desarrollo de sus actividades. Se añaden finalmente las colecciones, formadas deliberadamente en virtud del soporte documental.

Los fondos documentales alojados en el Palacio de Huarte tienen una cronología que va desde el s. X hasta finales del s. XX.

Dirección: Calle Dormer, 6 y 8
Teléfono: 976 397 566

Conoce la arquitectura renacentista de la ciudad de Zaragoza