Ubicado en la calle Dormer, lindando con la Plaza de Santa Marta y la Real Maestranza de Caballería, se levanta el edificio conocido como Palacio de Huarte o de Frías.

Debe su nombre a su último propietario, Mariano Frías, marqués de Huarte, puesto que no se tienen referencias sobre quién pudo ser el primer poseedor. Sin embargo, el tipo de edificio hace pensar en un ciudadano de posición social relevante.

Fue construido en la primera o segunda década del siglo XVI, cuando comienzan a abandonarse las formas del Gótico final sustituidas por las del primer Renacimiento.

Levantado en ladrillo, la piedra sólo se utiliza en determinadas partes o elementos. La fachada principal conserva en la planta baja la puerta de acceso bajo un gran arco de medio punto con rosca de ladrillo que apea en pilastras de piedra sobre un pequeño plinto de escasa elevación.

Su exterior actual no permite vislumbrar la grandeza del pasado debido a que ha sufrido transformaciones con el paso del tiempo. La severidad exterior contrastaba con la riqueza interior.

Sus espacios se encuentran articulados en torno a un patio central que concentra todo el trabajo ornamental combinando la tradición gótica con la nueva moda renacentista y que se corona con un alero de madera de potente vuelo del que tan solo se conservan dos fajas del friso.

A su alrededor se distribuyen las diferentes estancias, cubiertas, algunas de ellas, con ricos artesonados de madera. La amplia escalera de tres tramos parte del patio y termina en los corredores superiores con una galería de columnillas y arcos con caserones pequeños y vigas profundamente molduradas.

Todo ello manifiesta una gran versatilidad en la manipulación de los recursos que convierte el edificio en un ejemplo de la experimentación con las formas del Renacimiento.

El palacio fue utilizado como hospital durante los Sitios de Zaragoza.

Desde 1980 alberga el Archivo Histórico Provincial De Zaragoza.

La colección se divide en dos grandes grupos de fondos: los de carácter público, generados a lo largo del tiempo por las distintas Administraciones Públicas, y los de carácter privado, reunidos por las personas físicas o jurídicas en el desarrollo de sus actividades. Se añaden finalmente las colecciones, formadas deliberadamente en virtud del soporte documental.

Los fondos documentales alojados en el Palacio de Huarte tienen una cronología que va desde el siglo X hasta finales del siglo XX.

Dispone de una Sala de Consulta con capacidad para 30 puestos de trabajo. En ella, investigadores y ciudadanos tienen a su disposición los instrumentos de descripción: Inventarios, Catálogos e Índices de los distintos fondos.

En la Sala de Consulta se accede a las bases de datos del Archivo a través de los portales y buscadores de fondos documentales, que también facilitan la consulta y acceso a las imágenes digitalizadas de los archivos fotográficos y de los distintos fondos reproducidos. Se puede acceder igualmente a otros recursos de información sobre archivos implementados por el Ministerio de Cultura.

La Biblioteca del Archivo está compuesta por unos 5.000 libros y 117 títulos de revistas. Su fondo se ha ido incrementando los últimos años hasta convertirse en una biblioteca especializada que da servicio tanto al personal del centro como a los investigadores que acuden al mismo.

Comprende obras básicas de consulta o referencia (diccionarios, repertorios bibliográficos, etc.) y libros de temas afines a las funciones del centro, en especial fuentes, guías, inventarios y catálogos de archivos; diplomática y paleografía; historia del libro y, sobre todo, publicaciones de historia medieval y moderna relativas a historia política, económica y social e instituciones de Aragón.

Dirección: Calle Dormer, 6 y 8
Teléfono: 976 397 566

Conoce la arquitectura renacentista de la ciudad de Zaragoza