La Casa de los Torrero es una de las más antiguas de su época en la ciudad, e ilustra la fase evolutiva de la arquitectura doméstica donde la tradición Gótica va dando paso al nuevo estilo renacentista. Fue construido por Miguel Torrero hacia finales del siglo XV y principios del siglo XVI  (1500-1508).

El edificio fue reformado y ampliado a mediados del siglo XX al ser adquirido por las religiosas de la Consolación.

En 1946 Regino Borobio dirige la reforma que permite su ampliación hacia la Plaza Santa Cruz y la elevación de dos pisos en la parte antigua con refuerzo de la estructura.

En la década de 1980 se reforma nuevamente el edificio para ubicar la sede del Colegio Oficial de Arquitectos.

Se conservan las partes más significativas de su estructura original: la fachada de la calle San Voto, el patio interior, una amplia sala con sus dos cámaras a los extremos y el cillero, donde se guardaban el vino y el aceite.

La fachada principal es irregular: describe un quiebro que reproduce el trazado de la calle San Voto en el siglo XVI, que en origen tuvo un trazado angosto formando un ángulo, lo que condicionó la discontinuidad de la línea de la fachada. Se estructura en tres pisos, abriendo en la planta baja la portada, bajo un amplio arco de medio punto realizado en ladrillo y con jambas de piedra, y vanos rejados. En la planta noble presenta balcones que son una modificación de los huecos originales.

El último piso está ocupado por un mirador que presenta dos tipos de ventanas: con arcos de medio punto en la parte retranqueada, y adintelados con aplicaciones de yeso en los ángulos en la parte adelantada. La fachada se corona con un alero de madera de doble vuelo.

Presenta una estructura interior compleja, con zonas parcialmente independientes entre sí, condicionada por la irregularidad del solar, que afectó incluso a la disposición de la zona principal conformada por el patio, la escalera y la sala con sus cámaras.

El patio constituye un elemento singular por su estructura de tres pisos; en la planta baja las cuatro columnas toscanas cuyos fustes anillados quedaron ocultos por zunchados de hormigón en las reformas de 1946 a fin de reforzar la estructura. En la sala de la planta noble hay que destacar la techumbre, muestra de la transición entre los alfarjes y los artesonados.

Dirección: Calle San Voto, 7
Teléfono: 976203660