Una de las churrerías con más solera de Zaragoza que empezó en Méndez Núñez y hoy en día cuenta con varias sucursales repartidas por la ciudad. Llevan décadas sirviendo uno de los mejores churros de la ciudad, y además, siguen manteniendo la receta transmitida desde su bisabuelo.

Sus churros y porras se elaboran artesanalmente y se sirven recién hechos, acompañados de un café o un chocolate caliente.

Tanto el chocolate como los churros son caseros y que el único truco para lograr un buen resultado reside en freír la masa siempre en aceite limpio.

Con una larga barra que ocupa casi todo el local y algunas mesas bajas, es lugar de reunión habitual de los vecinos del barrio para desayunar o merendar.

chocolate con churros enlalmolda

“Mujeres que antes tenían 60, ahora nos siguen viniendo con 80 acompañadas de sus hijas y nietas”, explica Reyes Lalmolda, propietaria de este céntrico establecimiento.

Si consigues hacerte un hueco los fines de semana por la mañana no olvides pedir tu media docena de churros, que también te puedes llevar a casa para disfrutarlos con más tranquilidad.

Dirección: Calle Méndez Núñez, 12