De la antigua fábrica de lanas Morón y Anós sólo se conserva la chimenea.

La fábrica, cuyo objeto era convertir la lana bruta y cargada de impurezas en lana limpia apta para el uso, fue diseñada por el arquitecto Miguel Ángel Navarro (autor de la Casa Soláns, del Grupo Escolar Joaquín Costa o de la Fábrica de Harinas La Imperial) de 1917.

Posteriormente, en 1920, se instalaron los elementos necesarios para la realización del curtido de pieles lanares y cabrías en los mismos edificios.

Se trata de una chimenea que arranca en planta poligonal con un depósito de agua adosado en su parte intermedia y que continua con un cuerpo circular.

En esta parte se concentran los elementos decorativos que presenta la pieza. En primer lugar, se localiza un anillo que sirve de transición del octógono al círculo y otro en la boca de la chimenea rematada mediante un anillo de arquillos ciegos levemente apuntados.

Los motivos ornamentales están basados en elementos geométricos, estrellas y rombos, de inspiración neomudéjar.

Dirección: Camino Ranillas