Este café, de espíritu vintage y un aire al más puro “slow” (movimiento similar al slow food gastronómico), atrae a mucha gente joven para charlar a media tarde o para tomarse la primera copa alrededor de una mesa sin agobios. Se nota el amor y el mimo que sus dueños han puesto en este proyecto con tanta personalidad.

En Clandestina Café tienen otro de los sofás más buscados de Zaragoza. Todo el mundo quiere sentarse en su chester, pero no es fácil conseguirlo. Lo bueno es que el resto de mesas de este local son igual de especiales, porque es de esos sitios que tienen un espíritu singular.

Un establecimiento al estilo de las ciudades más cosmopolitas y verdaderamente ‘trendy’. Luz natural, decoración cuidada, buena música, servicio muy atento y simpático, y una carta especilizada en almuerzos, capaz de levantar la noche más apasionada de vuestra vida: orange power (zumo de naranja, zanahoria, lima y hierbabuena), cócteles de verdura, huevos clandestina (patatas confitadas con jamón y huevo poché), tostada con “pan de verdad”, tomate de huerta y aceite arbequina de Molino de Olivas de Bolea o carrot cake. Tú eliges.

Ellos fueron unos de los pioneros del brunch en Zaragoza y han mantenido el nivel.

La Clandestina Café

La Clandestina Café

Todo hecho desde cero, con oficio y producto de primera. Y un menú de mediodía excelente.

Es un sitio ideal para leer tranquilo o ir después de visitar alguna exposición en unas de sus mesas de aire clásico.

Su barra se convierte en el dispensario favorito de la zona en cuanto a zumos y smoothies hechos al momento, con recetas sorprendentes y compuestos sólo por frutas y verduras de proximidad y temporada.

La carta tiene cócteles clásicos junto a otros más modernos. Gin fizz, Bloody Mary, Mojito, Negoni, Cosmoplitan… para los paladares menos atrevidos, junto a preparaciones de autor, consistentes a veces en giros muy originales de dichos clásicos.

mojito en la clandestina cafe zaragoza

La Clandestina rinde culto a los preparados clásicos, paradójicamente desconocidos en medio de modernidades insulsas y malas interpretaciones.

El aura Old School se acentúa gracias a la sinuosa barra de mármol, la iluminación tenue y elementos decorativos originales.

Dirección: Calle San Andrés, 9, esquina Calle San Jorge
Facebookhttps://www.facebook.com/La-Clandestina-Cafe/

VISITA nuestro ranking de cafeterias con encanto