El nombre del Parque de la Granja recuerda que aquí se encontraba la Granja Agrícola o Granja Modelo. El edificio fue proyectado por el arquitecto municipal Félix Navarro, que viajó por toda Europa para conocer edificios de este género y diseñar el de Zaragoza.

Inició su actividad en 1881 con los objetivos de propagar los conocimientos agronómicos, formar agricultores de todo tipo, ensayar e introducir nuevos cultivos o especies y mejorar las razas de ganado, y fomentar el uso de máquinas modernas.

Sus instalaciones y campos de cultivo se extendían entre el camino del Puente del Virrey, el de Cabaldós, y la estación de Cappa, luego de Utrillas.

Entre sus éxitos: la implantación de la remolacha azucarera, del uso le abonos verdes y minerales, la expansión de la alfalfa y de los maíces híbridos, del trébol rojo, el tabaco y el algodón, la veza, el champiñón blanco, etc.; el combate de las plagas de la remolacha y la vid, la langosta, el pulgón y el chinche de los cereales; la mejora de semillas e introducción de variedades de trigo extranjero de gran rendimiento; nuevas prácticas de ensilado de forrajes, arado de vertedera (tipos Bravant y Jaén, que se fabricarán en Zaragoza); trabajo en laboratorios sobre riqueza de fertilizantes, análisis de tierras y otros, y en ganadería, alimentación y comparación de razas, cría de sementales de diversas razas y otras experiencias.

En 1943 la Granja fue abandonada, expoliada y olvidada.

El conjunto fue derribado en los años 70, ocupando su solar en la actualidad el Parque de La Granja, y los colegios públicos CEIP Calixto Ariño-Hilario Val y CPEE Ángel Riviere.