Aunque arrancase de más antiguo, la idea de un monumento dedicado a la heroína Agustina de Aragón, fue presentada en el año 1901 por el concejal Rafael Pamplona Escudero.

Lo que en principio se planteaba como un busto, ofrecido a la ciudad por Benlliure, se amplia después a un monumento de más envergadura. Así lo acuerda la Comisión Ejecutiva del Centenario en 1907 que aprueba también el encargo a Mariano Benlliure. Éste lo acepta. Y pronto se establece la ubicación en la plaza del Portillo.

Hay cierto retraso en las obras de cimentación, pero Benlliure lleva adelantado su trabajo en marzo de 1908. Las esculturas de Benlliure llegan a Zaragoza en septiembre del mismo año. Y el monumento se inaugura el 29 de octubre de 1908.

El monumento fue inaugurado, con asistencia de los Reyes de España, el 29 de octubre de 1908, al día siguiente de la inauguración del Monumento a los Sitios.

En este mismo año de 1908 se consagra la Capilla de las Heroínas en el interior de la cercana iglesia de Nuestra Señora del Portillo.

Aunque otros monumentos conmemorativos lo excedan en tamaño, cabe considerar éste como uno de los más importantes por su nivel de calidad. Relativamente sencillo y bien dispuesto, sus elementos arquitectónicos subrayan y valoran la aportación escultórica.

La obra rinde homenaje a las mujeres que lucharon en la Guerra de la Independencia. Las heroínas de los Sitios (nombre con el que también se conoce la obra) están personificadas en Agustina Zaragoza.

El conjunto arquitectónico, en piedra blanca, consta de un zócalo escalonado y de un pedestal prismático con dos mesetas en la parte inferior de los costados principales. Sobre el pedestal se alza la figura de Agustina de Aragón, ataviada ésta con casaca militar de alférez sobre el vestido. Deja ver la espada que cuelga del costado y apoya el pie izquierdo sobre un cañón caído, de modo que su postura rompe cualquier posible rigidez.

En el frente del prisma se sitúa, sobre pedestal, un baturro con traje típico, que lleva guitarra al hombro. Su mano izquierda sujeta el cachirulo hacia abajo, mientras que la derecha eleva una rama de laurel hacia Agustina. Como fondo a esta figura hay un relieve que presenta el momento en que Agustina dispara el cañón, con reminiscencia del grabado de Goya.

Al reverso del prisma se presenta, un grupo que integran el león, símbolo de la ciudad de Zaragoza, y el águila a la que éste sujeta y aplasta, representativa de Francia.

Los laterales del prisma llevan dos medallones de bronce que retratan a heroínas de los Sitios quizás menos célebres que Agustina. Son la Madre Ráfols, la Condesa de Bureta, Josefa Amar y Borbón, Manuela Sancho, Casta Álvarez y María Agustín.

Dirección: Plaza del Portillo