No debería ser ningún secreto que el Casco Histórico de Zaragoza se estructura en torno a sus plazas, cada una con su abanico de atractivos. Situada en el centro de Zaragoza, muy cerca del Paseo de la Independencia, la Plaza de los Sitios es uno de los entornos más bellos de la ciudad.

La plaza está repleta de casas que en su momento sirvieron como residencia a las principales familias de la burguesía zaragozana.

Es uno de los sitios arquitectónicamente más eclécticos de Zaragoza, donde el Neoclasicismo convive en armonía y complementariedad al lado del Modernismo inspirado en Antoni Gaudí.

Se entrelazan las construcciones de piedra, los balcones volados, techos de alfarje, ventanas de madera torneada, pinturas murales, vitrales, fachadas y amplios portales arcados, que en buena lid serían el pretexto ideal para estudiar desde allí la historia de la arquitectura en Zaragoza.

El entorno de la zona de la Plaza de los Sitios es uno de los barrios zaragozanos que más contrasta con el resto de los espacios de la ciudad. La modernidad de su concepción, desde los urbanístico y arquitectónico, aumentó su valor en los primeros años del siglo XX. El trazado de calles y avenidas permitió que la ciudad ganara en organización.

La construcción de los principales edificios que la rodean así como la urbanización de esta zona, denominada hasta entonces Huerta de Santa Engracia, se produjo con motivo de la celebración de la Exposición Hispano Francesa en 1908.

Algunos de los que se conservan albergan hoy en día el Museo de Zaragoza, la Escuela de Bellas Artes, la Caridad o el Colegio Gascón y Marín.

Museo de Zaragoza

Museo de Zaragoza

Grupo Escolar Gascón y Marín

Colegio Gascón y Marín

En el centro de la plaza se erige el Monumento a los Sitios de Zaragoza realizado en 1908 por Agustín Querol. La composición representa a diferentes protagonistas y eventos de los Sitios de Zaragoza. Destacamos la presencia de Palafox, para cuya elaboración el escultor Agustín Querol se inspiró en el cuadro realizado por Francisco de Goya. Su inauguración corrió a cargo del rey Alfonso XIII en 1908.

Otro inmueble que otorga personalidad a la plaza es el edificio de la Cruz Roja. En 1926 se puso la primera piedra y dos años más tarde, el 1 de enero de 1928, fue inaugurado por la reina Victoria Eugenia. Esta obra del arquitecto Miguel Ángel Navarro sigue el historicismo arquitectónico, con lenguajes formales del repertorio clásico del Renacimiento.

Edificio de la Cruz Roja

Edificio de la Cruz Roja

En el siglo XX la plaza vio la adición de edificios de viviendas y comerciales más altos, que desafortunadamente no mantuvieron la coherencia arquitectónica original.

La Plaza de los Sitios es un lugar muy frecuentado por los zaragozanos dadas sus atractivas zonas ajardinadas y exuberante arbolado. La plaza además, suele estar animada por la celebración de diversas ferias y exposiciones.

Es uno de los lugares más emblemáticos y animados de Zaragoza y cuenta con numerosos bares, restaurantes y cafeterías.

En el número 17 se ubica la Taberna Monumental. El local tiene un aire vintage e industrial, con el ladrillo visto y los techos altos y unos amplios ventanales que inundan de luz el espacio.

El chef lo borda a diario porque trabaja con igual destreza e interés una ensalada, unos huevos rotos y un solomillo a la brasa. Además cuenta con un apetecible (y asequible) menú del día, compuesto por numerosos entrantes, principales y postres.

monumental taberna 1808 zaragoza

Taberna Monumental

En el 18 se sitúa el Garbo Gentlebar, un local acogedor y elegante con un cuidado interiorismo en el que las maderas claras, el verde de la vegetación y el juego de las luces y sombras de su original iluminación son los protagonistas.

Para acceder a este gastropub hay que pulsar un gran botón rojo, que abre las dos puertas de entrada.

Garbo Gentlebar

Garbo Gentlebar

¿Su carta? Encontrarás una amplia variedad de cócteles (su especialidad) y tapas de estilo joven y creativo, pero sin juegos de manos. Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas como las cigalas, las alitas deshuesadas o el steak tartar, entre otras muchas propuestas.

En la esquina de la Plaza de los Sitios y la Calle Joaquín Costa se encuentra el Ginger Fizz Bar. Este establecimiento tiene todo para atraer a la gente cool: un cuidado interiorismo en el que el verde de la vegetación y el juego de las luces y sombras de su original iluminación son los protagonistas, mesas comunitarias de madera, ladrillos a la vista, ventanales abiertos a la calle, terraza…

Interiorismo del Ginger Fizz Bar

Interiorismo del Ginger Fizz Bar

La carta, además, está hecha para producir ataques de priapismo entre los modernos, con una amplia variedad de cócteles (su especialidad) y tapas de estilo joven y creativo, pero sin juegos de manos.

La Plaza de los Sitios se mantiene como un cobijo para los vecinos y visitantes que buscan tomarse una cerveza o picar algo tranquilamente. A pesar de este maná de sillas y mesas, por la noche no es fácil encontrar sitio para sentarse, pero cuando se consigue, no hay quien te desenganche el culo de tu trocito de paraíso urbano.

Uno de esos lugares para reenamorarse de Zaragoza y del mundo en general.

lista de lugares imprescindibles para visitar en zaragoza