Aunque mantiene la idea y el concepto de buffet, es a la carta. Es decir, el cliente no se levanta sino que elige en la mesa. Su catálogo incluye 190 recetas.

El camarero toma la comanda y se preparan al momento. De esta forma, la comida llega recién hecha, algo que se agradece tanto en los platos que llevan arroz como en los calientes.

Los vegetarianos tienen mucho donde elegir. Entre las ensaladas, por ejemplo, de tofu, edame o algas wakame.

Y si hace frío y apetece una sopa caliente para abrir el apetitivo, está la de miso o los ramen de pollo o ternera.

interior del restaurante Sushi Yumi

gata camarera robot en el restaurante Sushi Yumi

buffet japones del restaurante Sushi Yumi

sopa miso en el restaurante sushi yumi

Makis clásicos de salmón, atún o aguacate conviven con elaboraciones más trabajadas como futomakis de langostinos o pollo crujiente, y uramakis con ingredientes como aguacate, mango y tobiko.

El gunkan es un tipo de sushi que técnicamente es un nigiri, porque el arroz se trabaja de forma oval con las manos.

Pensando en los más pequeños, sobre todo, hay un apartado dedicado a los fritos como tempura mixta, rollitos, pan chino o pollo rebozado.

Y para los que apuestan por una propuesta más natural están los pokes de salmón, vegetal o de pollo.

Sashimis, baos, gyozas y elaboraciones al vapor y a la plancha (vieira, verduras, cigala…) completan este amplio muestrario que culmina con la presencia de platos calientes como arroz y tallarines, cerdo agridulce, pollo con almendras o ternera con salsa de ostras.

Dirección: Calle Tomás Bretón, 4 (esquina Baltasar Gracián)