Pedro de Arbués, primer inquisidor de Aragón, vivió en este edificio que hoy es el Albergue de Zaragoza, un refugio para mochileros, peregrinos del Camino Jacobeo del Ebro y todo tipo de visitantes, en general.

Su vivienda era un palacio construido en el siglo XV de la que lo único que ha llegado hasta nuestros días es esta bodega. El edificio tuvo diferentes usos hasta que en 1680 se tiró la estructura y se construyó la nueva que, de hecho, es la que se conserva en la actualidad.

Sus actuales propietarios adquirieron el edificio en 2007 cuando se encontraba en estado de ruina total. Tras una intensa puesta a punto abrió sus puertas como Albergue Juvenil el 14 de junio de 2008, el mismo día que la Expo de Zaragoza.

Esta iniciativa privada salió adelante sin apoyo institucional y sus impulsores acometieron la reforma respetando varios elementos como la fachada, la escalera, la bóveda y la cúpula del edifico, ya que se trata de un inmueble catalogado y protegido por su interés monumental.

El Albergue de la calle de Predicadores, 70, no solo ofrece alojamiento a los visitantes que llegan a la capital aragonesa, sino que articula una programación cultural en la que tiene cabida el jazz, la música clásica o la poesía, entre otras actividades relacionadas con el ocio y la cultura que a lo largo de la última década viene programando en su espacio La Bóveda del Albergue.

La Boveda conciertos en Zaragoza

Concierto en La Bóveda

Si os acercáis a tomar una cerveza probablemente os encontraréis con algún concierto acústico. Figuras emergentes y consagradas de la música pisan el escenario cada día de la semana.

Dirección: Calle Predicadores, 70