El casco histórico era en origen un barrio de carácter residencial y nobiliario, donde se ubicaron gran cantidad de palacios y casas solariegas, que progresivamente han ido desapareciendo. La Casa del Canal o de los Tarín recibe su nombre de los ilustres personajes que la habitaron, Juan y Esteban Gil Tarín, Justicias de Aragón.

El palacio del siglo XVI está concebido según el modo tradicional de los palacios de la época renacentista, estructurándose sus estancias a partir de un patio central, aunque las transformaciones hayan alterado sustancialmente esta distribución original.

Del edificio originario se conservan, además del alero de la fachada, las antiguas cuadras del palacio en el semisótano, con entrada a través del patio. En el piso noble además se conserva parte de la carpintería original y sencilla techumbre de madera junto al antiguo oratorio.

El edificio ha sido reutilizado a lo largo de su historia, lo que la ha sometido a sucesivas transformaciones; fue Sede del Tribunal de la Santa Inquisición entre 1706 y 1759, albergó la sede de la Dirección del Canal Imperial de Aragón durante más de 150 años y posteriormente de la Sociedad Aragonesa El Cachirulo.

Con la ubicación del Tribunal de la Inquisición se compartimentó el espacio interior.

La reforma de la fachada de 1765 se alteró la uniformidad del primitivo concepto renacentista.

A partir de 1818, siendo propiedad del Canal Imperial de Aragón, se acometen nuevas reformas que modifican de nuevo el edificio.

Actualmente, es propiedad del Departamento de Carreteras del Estado en Aragón y del Ministerio de Fomento.

Dirección: Plaza de Santa Cruz 17 y 19