El edificio central del Museo de Zaragoza está ubicado en un bello edificio que fue proyectado por los arquitectos Ricardo Magdalena y Julio Bravo, como Pabellón de las Artes en la Exposición Hispano – Francesa de 1908, conmemorativa del centenario de los Sitios de la ciudad.

El edificio está levantado sobre planta ligeramente rectangular flanqueado por cuatro torres en las esquinas con cuerpos bajos entre ellas. La galería central de la fachada principal está presidida por tres esculturas, obras de Carlos Palao, que representan la Escultura, la Pintura y la Arquitectura. En los laterales dos esculturas de Dionisio Lasuén alusivas a la Arqueología y el Comercio al estilo modernista. Las restantes fachadas del edificio exhiben medallones con las efigies de diferentes artistas españoles y fundamentalmente aragoneses.

El Museo de Zaragoza tuvo su origen, en la desamortización eclesiástica llevada a cabo en el siglo XIX durante la regencia de la reina María Cristina (1835). Para custodiar y exponer al público estos bienes fueron creados los Museos Provinciales y entre ellos el de Zaragoza.

Hasta nuestros días el Museo de Zaragoza ha ido ocupando distintas sedes: Iglesia de San Pedro Nolasco: 1836- 1845; convento de Santa Fe: 1845-1894; Colegio Militar Preparatorio: 1894-1910 y Plaza de los Sitios, desde 1910.

Fachada del Museo de Zaragoza

Bustos de Damian Forment (autor del retablo mayor de la basílica del Pilar) y Francisco de Goya (el pintor aragonés más internacional) y la escultura de Apolo, dios de la belleza y del sol, patrón de la música y la poesía, en la fachada del Museo de Zaragoza.

El ingreso al Museo se realiza a través de un espacioso vestíbulo con columnas de tipo corintio que se abre a un gran patio central presidido por el busto de Goya (Burriel, 1927), en cuyas crujías se han expuesto piezas lapidarias ordenadas desde el siglo XI al XIX. La planta principal se comunica con el patio a través de una bellísima galería de ventanales de arco.
Se abrió al público en 1911. Después de la importante remodelación de 1974-76, el Museo quedó estructurado en tres plantas.

El patrimonio arqueológico que alberga el Museo, desde el punto de vista numérico, alcanza una elevada cifra de materiales de la más variada tipología por ser éste el centro receptor natural de todas las actividades arqueológicas llevadas a cabo en la provincia, especialmente en las ciudades sometidas a excavaciones regulares como Zaragoza, la Colonia Celsa etc. Las colecciones arqueológicas se distribuyen desde la Prehistoria hasta el Islam, abarcando un arco cronológico desde hace 250.000 a. C., hasta el siglo XI: las ofrendas rituales funerarias prehistóricas, los enigmáticos bronces escritos celtibéricos, el retrato de Augusto, un triclinio de Caesar Augusta … un recorrido desde los tiempos paleolíticos hasta el mundo árabe.

En la planta baja, dedicada a exposición permanente, actualmente el Museo ofrece a sus visitantes tres ámbitos diferentes: una selección de sus fondos relativos a Antigüedad con materiales de los territorios aragoneses desde la Prehistoria hasta el mundo hispanorromano; “Caesar Augusta. La casa de los hispanorromanos”, y una selección de las mejores y más significativas obras de dos de los periodos de mayor trascendencia en el pasado artístico de Aragón, el Gótico y el Renacimiento.

El Museo de Zaragoza está ubicado en un bello edificio que fue proyectado por el arquitecto municipal Ricardo Magdalena y Julio Bravo, como Pabellón de las Artes en la Exposición Hispano – Francesa de 1908.

museo-zaragoza2

La Sección de Bellas Artes, que abarca desde la expresión religiosa en época gótica, hasta Pradilla y sus contemporáneos todo ello pasando por el Goya íntimo y cortesano, se completa con una selección de la colección de Arte Oriental Federico Torralba.

La primera planta contiene pinturas y grabados de Francisco de Goya, entre las que destacan las obras de su etapa de formación en Zaragoza, sus inicios en Italia y su magnífica pintura en la corte del Rey de España (retratos de Carlos IV, María Luisa de Parma, Fernando VII, El Duque de San Carlos o el Infante Luis María de Borbón).

Merece mención especial la colección de arte oriental legada por don Federico Torralba a Aragón. Catedrático en Historia del Arte y Doctor en Derecho, Federico Torralba se interesó por el arte y la cultura oriental desde muy joven, consiguiendo formar a lo largo de los años una importante colección formada por más de mil piezas procedentes de China, Japón, Corea o Tailandia.

Sobresale el arte japonés, con obras de Hiroshige, Utamaro, Hokusai, Kuniyoshi y Kumichica, los autores más famosos de Ukiyo-e (género de grabados producidos en el país nipón entre los siglos XVII y XX, entre los que se encuentran imágenes paisajísticas y del teatro).

Museo de Zaragoza

El Mercado del 13

El Museo de Zaragoza distribuye sus colecciones en cinco secciones: Antigüedad y Bellas Artes en el edificio de la Plaza de los Sitios, Cerámica y Etnología en las Casas de Albarracín y Pirenaica del Parque José Antonio Labordeta, y la Colonia Celsa en las Eras de Velilla de Ebro (Zaragoza).

Museo de Zaragoza
Dirección: Plaza de los Sitios, 6
Teléfono: 976 22 21 81
Sitio Web: http://www.museodezaragoza.es/
Entrada gratuita
Horarios
: De martes a sábado de 10 a 14 h y de 17 a 20 h. Domingos de 10 a 14 h. Lunes cerrado.