Este rincón centenario aún pone los pelos como escarpias cuando el aroma a paraíso escapa desde el interior al abrir la puerta. Hoy en día es imposible que nadie conozca sus famosas palmeras y su espectacular bollería.

Fantoba es una pastelería familiar, fundada en 1856 y situada en el casco antiguo de Zaragoza. Su techo es una obra del siglo XIX del reconocido arquitecto Ricardo Magdalena.

Generación tras generación se han ganado merecidamente el honor de hacer los dulces artesanos más antiguos de la ciudad.

Especializada en la confitería tradicional, Fantoba produce excelentes hojaldres, turrones, delicados roscones (que se comen el 6 de enero y el día de San Valero), frutas confitadas envueltas en chocolate, trenza, violetas escarchadas y pastelillos de formas perfectas.

Pasteleria Fantoba

Esta pastelería se llena también en fechas navideñas por admiradores de su turrón artesanal de excelente factura. Además de los sabores clásicos (Jijona, Alicante y yema), tienen algunos como el turrón de chocolate con rellenos trufados.

Si buscas buenos roscones en Zaragoza tendrás que pasarte por la Pastelería Fantoba. El suyo es uno de los más populares de la ciudad, sobre todo, el de nata pastelera. Porque con el roscón de esta casa pasa lo mismo que con los vaqueros Levi ‘s: la calidad nunca pasa de moda. 

La clave está en hacer siempre las cosas como se hacían antaño. Eso es lo que hace que Fantoba sea eterna.

Dirección: Calle Don Jaime I, 21
Teléfono: 976 29 85 24
Sitio Webhttps://fantoba.com/