Uno de los dulces más consumidos en Navidades, y en el que cada vez encontramos más variedades (¿quién ha probado ya el turrón de gintonic?).

Pero aún hay calidades, y si quieres comer de los turrones buenos y artesanales, te damos unos cuantos consejos.

 

La Bombonera de Oroturrones artesanos en la bombonera de oro

Fundada en 1902, es un clásico del centro zaragozano, en pleno Coso, quien quiera probar su turrón histórico y artesanal, tiene que desplazarse hasta allí y, muy probablemente, esperar una larga cola. Pero merecerá la pena, ya solo por la visita a la tienda y asomarse a ese escaparate que está lleno de variedades, pero sigue teniendo bestsellers claros: crujiente, de café, de whisky y de Cointreau.

Aquí hacen y venden turrones, pasteles, bombones, galletas y bollería, con el mejor chocolate que se pueda encontrar. Todo de producción propia, con una concepción creativa del chocolate que no empalaga, y que nos permite probar barbaridades como un confitado de chocolate con varios cítricos  -aisla un aspecto gustativo de cada tipo de cítrico- o bombones de licor.

Dirección: Calle el Coso, 48

 

Pastelería FantobaPasteleria Fantoba

Una de las pastelerías con mas tradición y reputación de la ciudad. Fantoba es una pastelería familiar, fundada en 1856 y situada en el casco antiguo de Zaragoza. Su techo es una obra del siglo XIX del reconocido arquitecto Ricardo Magdalena.

Generación tras generación se han ganado merecidamente el honor de hacer los dulces artesanos más antiguos de la ciudad. Especializada en la confitería tradicional, Fantoba produce excelentes hojaldres, turrones, delicados roscones (que se comen el 6 de enero y el día de San Valero), frutas confitadas envueltas en chocolate, trenza, violetas escarchadas y pastelillos de formas perfectas.

Esta pastelería clásica del centro de Zaragoza, se llena también en fechas navideñas por admiradores de su turrón artesanal de excelente factura. Además de los sabores clásicos (Jijona, Alicante y yema), tienen algunos como el turrón de chocolate con rellenos trufados.

Dirección: Calle Don Jaime I, 21

 

Dulcería Marquesán

Dulcería Marquesán es una de esas pastelerías de toda la vida que han conseguido labrarse un nombre a base de dedicación y esfuerzo. Este establecimiento ha alcanzado gran fama con sus pastas de té, tartas, bombones, bollería y todo tipo de dulces, que para muchos son los mejores de la capital.

En 1918 abrió el primer en la localidad turolense de Híjar Horno de Dulcería Marquesán, una pastelería que sigue en manos de la familia fundadora, los Marquesán, y que aún apuestan por turrones artesanales, hechos siempre. Quien quiera probar su turrón histórico y artesanal, tiene que desplazarse hasta el barrio de San José. Venden turrones ya cortados y también en barra para comprar al peso.

Pan de Cádiz, con o sin nueces, Jijona, Alicante, de capuchinas (que se elaboran con yema de huevo, almendra y almíbar cocido el baño maría), yema tostada, nata, de turrón negro y de tarta de manzana son algunos de los sabores que tienen en sus vitrinas; y entre los más especiales los trufados o mantequilla, nueces y mazapán. Y, por supuesto, los bombones, guirlache y polvorones que cada día dan color y aroma a las vitrinas del mostrador.

Dirección: Avenida Tenor Fleta, 52

 

Pastelería Ascaso turrones zaragozaPastelería Ascaso

Son los reyes de la Navidad. Desde el 1890 en Pastelería Ascaso se han dedicado a elaborar turrones artesanales y con productos naturales de las comarcas del norte de Aragón.

La expansión llegó a partir de la década del 2000, cuando abrieron las primeras tiendas fuera de Huesca, sede de la empresa familiar.

Una de las pioneras fue la de la calle Arquitecto Yarza, cerca del Paseo de la Constitución. Allí saliva con los diversos tipos de turrón de la marca: tres cremas, el ponche Ascaso, el Camellia, el Damasco, entre muchos otros.

Dirección: Calle Arquitecto Yarza, 5

 

Chocolates Capricho turrones zaragozaChocolates Capricho

Si queréis comer turrón tradicional pero de excelente factura, Chocolates Capricho pone a la venta un surtido de dulces hechos por Luis Paracuellos, una de las figuras claves de la alta pastelería en Zaragoza.

Venden turrones ya cortados y también en barra para comprar al peso. Praliné de avellana, de chocolate, de crema de pistacho, de pan de Cádiz son algunos de los sabores que tienen en sus vitrinas; y entre los más especiales el de tres chocolates o el de dulce de leche.

Dirección: Calle Don Jaime, 25

 

SantaGloriaSantaGloria

Y si queréis comer turrón tradicional pero de excelente factura, la cadena de panaderías SantaGloria pone a la venta un surtido de dulces hechos por Paco Torreblanca, una de las figuras claves de la alta pastelería en Europa y España.

Consta de deliciosos panetones artesanos en tres variedades diferentes (chocolate, gianduja y naranja) y turrones de garrapiñada, de crema quemada, de mazapán, de Jijona y de Alicante, entre otros. 

Dirección: Fernando el Católico, 7