Zaragoza en el siglo XVI era una ciudad rica. Esta riqueza se podía medir por los edificios que se construyeron en esa época; de los casi 200 palacios que existieron hoy en día sólo se conservan un pequeño número, entre ellos esta casa-palacio que hoy vamos a comentar.

El Palacio de los Pardo, también denominado Casa Aguilar, fue construido en el siglo XVI como vivienda del prócer Don Jerónimo de Cosida y la noble Violante de Albión.

fachada del museo goya zaragoza

Se localizaba en la entonces Calle Mayor de Zaragoza y se tiene constancia documental de que en 1551 ya estaba edificado, tal como se recoge en el testamento de Don Jerónimo. Las obras de construcción del palacio terminaron veinte años después, y en su decoración participaron artistas como Morlanes o el maestro Tudelilla.

El Palacio de los Pardo se edificó siguiendo el modelo de palacio aragonés renacentista. Se trata de un casa palacio de tres plantas de piedra y ladrillo. La planta baja servía de vestíbulo y acogía estancias como las caballerizas y la bodega. En la planta noble se disponían las habitaciones privadas de la familia y en la superior las del servicio y el granero. Estas dependencias se distribuían en torno a un patio central.

La estructura del palacio es muy patente en la fachada principal, rematada por una galería, elemento propio de los palacios renacentistas aragoneses, y un alero en voladizo ornamentado. Junto a la galería, esta sobria fachada presenta tan solo una balconada en el piso noble y un gran marco de piedra que encuadra la puerta de acceso.

Juana Jiménez Vázquez, marquesa de Encinares, retratada magistralmente en 1917 por el aragonés Francisco Pradilla

Una Noche en el Museo Goya de Zaragoza

En su interior aún se conservan estancias diseñadas por los Bobadilla, propietarios del palacio durante el siglo XIX, como el salón noble que mantiene decoración en estuco y vidrieras de la época. Actualmente el antiguo oratorio es una reproducción del despacho del profesor Camón Aznar, donante de la colección que hoy conserva este museo.

Sin duda el patio central es su principal valor. A él se accede por una arcada que precede a la gran escalera principal, que a su vez se abre por ventanillas con decoración neomudéjar. El piso inferior presenta un arquitrabe con decoración clásica y columnas estriadas con capiteles de influencia italiana. El piso superior es una galería de arcos de medio punto sobre columnas en la que se concentra la decoración plateresca a base de grutescos, grifos y medallones que representan a los constructores del palacio.

La primera pista para encontrar la carta de la condesa a Goya tenía que ver con las casa del puente que Juan Bautista Martínez del Mazo pintó en su obra "La Vista de Zaragoza en 1647".

Contiene importantes bienes muebles pertenecientes a sus antiguos propietarios además de los fondos donados para la creación del museo. Sus primeros dueños poseían una importante colección de tapices de Flandes. Hoy se conservan tapices del siglo XVII, una cabeza de varón clásica en estuco, una imagen del emperador romano Adriano y muebles papelera de estilo neoclásico. También se mantienen el escudo heráldico de la familia Bobadilla en piedra.

Durante los Sitios de Zaragoza fue sede de la Capitanía General de Aragón y en 1874 se convirtió en la residencia de la Capitanía General.

Tras diversos dueños, en el siglo XIX, el inmueble pasó a ser propiedad de los Condes de Bobadilla, que reformaron por completo el edificio. Los siguientes propietarios fueron la familia de Los Pardo, que dieron nombre a este palacio.

Vista general de la sala Goya del Museo

En 1903 pasó a ser sede de la Escuela de Música bajo la dirección de Antonio Lozano. Más tarde se alojó en el palacio la Filmoteca de Zaragoza.

Desde el 1 de abril de 2007, el Museo permaneció cerrado debido a unas importantes reformas que transformaron su interior. El proyecto arquitectónico configuró el museo como un discurso cronológico en torno a la figura del genio de Fuendetodos. El Museo, que antes se denominaba Museo Ibercaja Camón Aznar, fue reinaugurado el 26 de febrero de 2015, tras una profunda reorganización dirigida por el asesor científico Arturo Ansón Navarro.

Desde su reapertura en 2015, el Museo Goya se ha convertido en un referente de la figura y de la obra de Goya en Aragón y en el resto de España. Un espacio único para que los amantes del arte conozcan la obra del artista, sus antecedentes y su contexto histórico, así como su repercusión posterior en la Historia del Arte y en la obra de multitud de creadores de distintas corrientes y estilos.

En la actualidad, el museo alberga más de 500 piezas. Entre ellas destacan 19 obras de Francisco de Goya, además de las colecciones completas de los grabados, acompañadas por piezas de autores anteriores, coetáneos y posteriores al artista.

Retrato del militar y explorador español Félix de Azara, conocido como el Darwin español

Retrato del militar y explorador español Félix de Azara, conocido como el Darwin español

Que valor!. Grabado de la serie "Desastres de la Guerra", elaborado entre 1810 y 1814

Que valor!. Grabado de la serie Los Desastres de la Guerra, elaborado por Francisco de Goya entre 1810 y 1814

La sala de los grabados del Museo de Goya de Zaragoza

La sala de los grabados de Goya

A su exposición permanente, compuesta por cuadros del pintor, algunas de sus series completas de grabados y obras de otros artistas, el museo suma otras muestras temporales y un programa completo de actividades complementarias, que incluye visitas guiadas, talleres para familias y escolares, cursos y conferencias de temática especializada.

Visitante en una exposición temporal del Museo Goya

Visitante en una exposición temporal del Museo Goya

Dirección: Calle de Espoz y Mina, 23
Teléfono: 976 397 387
Sitio webhttp://museogoya.ibercaja.es/
Horarios: De martes a sábado, de 10 a 14 y de 16 a 20 h. Domingos y festivos de 10 a 14 h. Lunes cerrado