La misión del Museo Goya es sumergirnos en el mundo del pintor aragonés Francisco de Goya, en sus pensamientos y en su manera de ver la pintura y reflejar la realidad a través de ella.

Un recorrido por sus pasillos nos adentra en un sinfín de obras que van desde el romanticismo hasta el más puro vanguardismo del siglo XX con unas pinturas que muestran la más cruda realidad de la época.

El Museo Goya se encuentra ubicado en la calle de Espoz y Mina, 23, en una de las más bellas edificaciones del Renacimiento zaragozano.

El Palacio de los Pardo, también denominado Casa Aguilar, fue construido hacia 1550. El palacio perteneció en origen al infanzón Jerónimo Cósida y a su esposa Violante de Albión, representantes de dos familias de cierto rango en la ciudad.

fachada del museo goya zaragoza

Acceso al Museo Goya

Se edificó siguiendo el modelo de palacio aragonés renacentista. Se trata de un casa palacio de tres plantas de piedra y ladrillo. La planta baja servía de vestíbulo y acogía estancias como las caballerizas y la bodega. En la planta noble se disponían las habitaciones privadas de la familia y en la superior las del servicio y el granero. Estas dependencias se distribuían en torno a un patio central.

La estructura del palacio es muy patente en la fachada principal, rematada por una galería, elemento propio de los palacios renacentistas aragoneses, y un alero en voladizo ornamentado. Junto a la galería, esta sobria fachada presenta tan solo una balconada en el piso noble y un gran marco de piedra que encuadra la puerta de acceso.

Sin duda el patio central es su principal valor. A él se accede por una arcada que precede a la gran escalera principal, que a su vez se abre por ventanillas con decoración neomudéjar. El piso inferior presenta un arquitrabe con decoración clásica y columnas estriadas con capiteles de influencia italiana. El piso superior es una galería de arcos de medio punto sobre columnas en la que se concentra la decoración plateresca a base de grutescos, grifos y medallones que representan a los constructores del palacio.

Juana Jiménez Vázquez, marquesa de Encinares, retratada magistralmente en 1917 por el aragonés Francisco Pradilla

Durante los Sitios de Zaragoza (1808-1809) fue sede de la Capitanía General. En 1903 pasó a ser sede de la Escuela de Música bajo la dirección de Antonio Lozano. Más tarde se alojó en el palacio la Filmoteca de Zaragoza.

Tras tener diversos dueños y usos, en 1976 fue adquirido por Ibercaja para destinarlo a su Obra Social y se restauró bajo la dirección del arquitecto Regino Borobio.

Desde el 1 de abril de 2007, el museo permaneció cerrado debido a unas importantes reformas que transformaron su interior. Se trabajó en la reforma integral de los espacios museográficos del centro para convertir en su pilar esencial la única colección completa de grabados de Goya que se halla expuesta en un museo. El proyecto arquitectónico configuró el museo como un discurso cronológico en torno a la figura del pintor aragonés.

El museo, que antes se denominaba Museo Ibercaja Camón Aznar, fue reinaugurado el 26 de febrero de 2015, tras una profunda reorganización dirigida por el asesor científico Arturo Ansón Navarro.

Desde su reapertura en 2015, el Museo Goya se ha convertido en un referente de la figura y de la obra de Goya en Aragón y en el resto de España. Un espacio único para que los amantes del arte conozcan la obra del artista, sus antecedentes y su contexto histórico, así como su repercusión posterior en la Historia del Arte y en la obra de multitud de creadores de distintas corrientes y estilos.

En la actualidad, el museo alberga más de 500 piezas. Entre ellas destacan 19 obras de Francisco de Goya, además de las colecciones completas de los grabados, acompañadas por piezas de autores anteriores, coetáneos y posteriores al artista.

Las obras expuestas en la colección permanente abarcan desde el siglo XV hasta los años setenta del s XX. Los antecedentes de Goya muestran en la primera planta obras de pintura y escultura de los siglos XV al XVIII. Especial protagonismo en esta planta tiene la pintura religiosa española del Barroco, llena de devoción y emotividad, con obras representativas del naturalismo (Leonardo, Castillo, Llanos Valdés) y del pleno Barroco decorativo (Cano, Escalante, Carreño, Moreno). También hay una buena representación del retrato y de otros géneros. En la última sala se muestran lienzos de pintores aragoneses del pleno Barroco decorativo (Aibar, Berdusán, Rabiella), realizados con soltura de pincelada, y que fueron referentes para Goya en su juventud.

La segunda planta se dedica al pintor aragonés: en la sala Goya está representada la pintura de Goya y de algunos de los más importantes pintores de su época.

La cronología de estas obras de Goya, que abarca desde la época juvenil zaragozana (1762-1774), hasta su estancia en Burdeos, donde muere en 1828, hacen de este museo uno de los centros de referencia para el conocimiento de la obra del pintor de Fuendetodos.

Vista general de la sala Goya del Museo

Vista general de la sala Goya del Museo

Una Noche en el Museo Goya de Zaragoza

La primera pista para encontrar la carta de la condesa a Goya tenía que ver con las casa del puente que Juan Bautista Martínez del Mazo pintó en su obra "La Vista de Zaragoza en 1647".

En la sala principal se muestra una magnífica selección de cuadros de Goya: la Gloria o Adoración del Nombre de Dios (1771-1772), Autorretrato (1775), el Dos de Mayo de 1808 o La Carga de los Mamelucos (Boceto) (1814), San Joaquín (1772), Santa Ana (1772), retrato de Maria Luisa de Parma (1789), don José de Cistué y Coll (1788), Baile de máscaras o Danzantes enmascarados bajo un Arco (1815) y Esopo y Menipo (1778), en los que se puede comprobar la evolución de su pintura desde su época de juventud en Zaragoza hasta la culminación de su carrera como pintor de Cámara en Madrid.

Uno de los mejores retratos salidos del pincel de Goya, por su maestría y su espectacularidad cromática, es el de Félix de Azara (1805). Militar y destacadísimo naturalista (1742-1821) es uno de los mejores retratos salidos del pincel de Goya, por su maestría y su espectacularidad cromática.

Este ingeniero militar permaneció 21 años en tierras de los actuales Uruguay y Paraguay, y realizó el primer estudio de la flora y de la fauna de aquellas tierras de Sudamérica, que formaban parte del imperio colonial español. Sus trabajos científicos, desarrollados mediante el método empírico, los publicaría en los primeros años del siglo XIX en Madrid y París. En ellos corrigió las clasificaciones de Buffon y se adelantó en medio siglo a las observaciones que indujeron a Darwin a elaborar sus teorías del origen de las especies.

Retrato del militar y explorador español Félix de Azara, conocido como el Darwin español

Retrato del militar y explorador español Félix de Azara, conocido como el Darwin español

En otras salas se muestran obras de sus referentes artísticos de juventud (Luzán, Francisco Bayeu, Giaquinto, Mengs), de sus dos importantes cuñados (Francisco y Ramón Bayeu) y de otros destacados pintores españoles de la época.

En la sala de Grabados se exponen las series completas que Goya realizó desde 1778 hasta 1825. De hecho, es el único lugar del mundo donde pueden verse todos los grabados de Goya.

No es tan conocida la trascendencia de Goya como grabador, tan importante como la de pintor. Junto con Durero y Rembrandt, son las grandes figuras de la historia del grabado. Su producción gráfica fue muy amplia y se plasmó esencialmente en varias series de grabados: Los Caprichos (1799), Los Desastres de la Guerra (1810-1814; editada en 1863), La Tauromaquia (1816) y Los Disparates o Proverbios (1816-1824; editada en 1864).

Todas y cada una de ellas constituyeron hitos en un proceso de investigación gráfica y de creación desarrollado por Goya, que culminaría en las litografías de Los Toros de Burdeos (1825). Con esa última serie demostró su capacidad de aprendizaje permanente y su sentido de modernidad.

Que valor!. Grabado de la serie "Desastres de la Guerra", elaborado entre 1810 y 1814

Que valor!. Grabado de la serie Los Desastres de la Guerra, elaborado por Francisco de Goya entre 1810 y 1814

La sala de los grabados del Museo de Goya de Zaragoza

La sala de los grabados de Goya

Nos recibó en el hall del museo María Teresa de Vallabriga y Rozas, condesa de Chinchón (Zaragoza, 6 de noviembre de 1759 - 26 de febrero de 1820), aristócrata española, mujer del infante Don Luis de Borbón y suegra de Manuel Godoy.

En la tercera planta se muestra el legado de Goya. Comienza con los seguidores e imitadores de Goya y artistas españoles del siglo XIX que sintieron el fuerte inlujo de su pintura, junto con una selección del paisajismo español del siglo XIX.

Los grandes pintores aragoneses (Unceta, Pradilla, Barbasán), así como los tres grandes escultores aragoneses del siglo XX (Gargallo, García Condoy, Serrano) reciben un tratamiento destacado por la trascendencia nacional e internacional de su arte. Los pintores de la escuela de Madrid, los zaragozanos iniciadores de la pintura abstracta en España (Lagunas, Aguayo y Laguardia) y otros destacados pintores aragoneses que participaron en el triunfo de la abstracción (Saura, Viola, Victoria) y que son referentes de la pintura europea contemporánea cierran el discurso en el que se quiere reflejar la presencia permanente de Goya en el arte posterior.

La mayoría de los fondos del Museo Goya proceden del legado realizado por el ilustre profesor, crítico y coleccionista zaragozano José Camón Aznar. Además, a partir de 2015 se exponen nuevas incorporaciones que proceden de Ibercaja y de la Real Sociedad Económica de Amigos del País.

A su exposición permanente, compuesta por cuadros del pintor, algunas de sus series completas de grabados y obras de otros artistas, el museo suma otras muestras temporales y un programa completo de actividades complementarias, que incluye visitas guiadas, talleres para familias y escolares, cursos y conferencias de temática especializada.

Visitante en una exposición temporal del Museo Goya

Visitante en una exposición temporal del Museo Goya

 

Museo Goya Zaragoza
Dirección
: Calle de Espoz y Mina, 23
Teléfono: 976 397 387
Sitio webhttp://museogoya.ibercaja.es/
Horarios: De lunes a sábado, de 10 a 14 y de 17 a 21 h. Domingos y festivos de 10 a 14 h.

Los mejores museos, galerías y salas de exposiciones en Zaragoza