El edificio de viviendas que se encuentra en la calle Prudencio, nº 25, fue proyectado en 1902 por José de Yarza Echenique a instancias de Pedro Mendichaga Casas. El edificio está situado en una amplia e irregular parcela y se desarrolla en siete plantas, disponiendo de sótano, planta baja, entresuelo, tres alzadas y ático, recibiendo iluminación natural por la fachada principal y por un pequeño patio interior ubicado en la parte posterior.

De la fachada principal destaca su lenguaje modernista, que resalta sobre la arquitectura tradicional del casco histórico de Zaragoza. Presenta una simetría axial estructurada en dos cuerpos superpuestos, uno inferior revestido en piedra que abarca las plantas baja y entreplanta y otro superior de ladrillo caravista que corresponde al resto de plantas.

El alzado se articula verticalmente a través de tres hileras de balcones, una central en el eje de simetría de la composición y dos en los extremos laterales, destacando entre ellos dos miradores acristalados con rejería modernista que integran el resto de los huecos de las plantas alzadas. En el eje central, la composición se acentúa mediante la ubicación del portón de acceso al inmueble, realizado en madera y enmarcado en la parte superior por un relieve modernista decorado con sinuosos y estilizados tallos florales.

De este edificio destaca la excepcional rejería que aparece principalmente en balcones, huecos y miradores. Presenta un diseño plenamente modernista que combina formas curvas y sinuosas con motivos vegetales de gran expresividad.

Esta obra destaca por el tratamiento ornamental de su fachada que, aun presentando una composición clásica, simétrica y ordenada, es uno de los primeros ejemplos de la ciudad que introduce el lenguaje modernista, siendo precursora del edificio de Paseo Sagasta nº 11 (1903-1906), obra cumbre de la etapa modernista del autor.

Dirección: Calle Prudencio, 25