Ubicada en la plaza de San Miguel, la Puerta del Duque de la Victoria es la más moderna (1856) y la de más corta existencia de las que ha tenido Zaragoza.

Costeada por Juan Bruil, la magnífica puerta de hierro fundido se levantó en tan solo 15 dias para celebrar la visita del general Espartero (apodado Duque de la Victoria), con motivo de la inauguración del trazado ferroviario entre Madrid y Zaragoza.

Al hacerse de manera tan precipitada, una parte se derrumbó al poco tiempo. Totalmente reconstruida, volvió a ser inaugurada cinco años después, en 1861.

Puerta del Duque e Iglesia de San Miguel

Fototipia de la Puerta del Duque de la Victoria y Iglesia de San Miguel vistas desde el Puente de San José sobre el río Huerva, 1861. Castañeira y Álvarez (Archivo Municipal de Zaragoza)

Puerta del Duque de la Victoria y Puente de San José sobre el río Huerva

La Calle Miguel Servet a principios del siglo XX. Al fondo puede verse la Puerta del Duque de la Victoria (derribada en 1919) y el Puente de San José sobre el río Huerva. Foto: Archivo Municipal de Zaragoza

No obstante, al poco tiempo, el aumento del tráfico rodado hizo que comenzará a molestar y se desmontó en 1919.

En 1988 el Ayuntamiento de Zaragoza remodeló la plaza de San Miguel y decidió pintar un mural en recuerdo de la desaparecida Puerta del Duque, en un edificio anexo. El autor del diseño fue el arquitecto técnico José Lanao, mientras que el encargo de trasladarlo al muro fue a Alfonso Forcellino.

Mural en recuerdo de la desaparecida Puerta del Duque de la Victoria (eliminado en julio de 2020)

El Mural en recuerdo de la Puerta del Duque de la Victoria pintado por Alfonso Forcellino

En 2019 el edificio sobre el que estaba pintada la puerta (calle Reconquista número 4) presentó un problema de asentamiento, lo que provocó grietas y desprendimientos.

En marzo de 2020 el Servicio de Inspección Urbanística del Ayuntamiento de Zaragoza ordenó que se llevara a cabo la reparación de las grietas y, tras percatarse de los daños sufridos por el mural, se firmó un contrato para restituirlo con la empresa que estaba realizando las obras.

En agosto de 2020 el concejal de Urbanismo Víctor Serrano anunció que el mural sería recuperado y que la intervención se realizaría en colaboración con el taller del pintor oscense Pepe Cerdá.

Para recrear el mural desaparecido Pepe Cerdá contó con un equipo integrado por Arantza Horno, pintora; Ana Nicolás, pintora y escultora responsable, entre otros trabajos conocidos, de los dos últimos cabezudos de la comparsa zaragozana; y Mercedes Lafuente, restauradora.

La pintora Arantza Horno trabajando en la recuperacion del mural

La pintora Arantza Horno trabajando en la recuperación del mural

La previsión que se tiene en el Ayuntamiento es que los andamios se retiren en el plazo de dos semanas.

Dirección: Plaza de San Miguel 1