En marzo del 2020, el chef Rubén Martín abrió las puertas de La Flor de Lis, un restaurante desde el que quiere transmitir su pasión por la cocina en cada uno de los platos que sirve a sus clientes.

El objetivo es conseguir que las personas que lo visitan encuentren en él un ambiente agradable y confortable.

La Flor de Lis ofrece dos ambientes bien diferenciados. Por un lado, un gran mostrador lleno de sugerentes tapas y raciones donde se come de pie en mesas altas.

El otro área es un agradable comedor con unas pocas mesas donde se sirven los exquisitos platos de la carta.

El restaurante ofrece una cocina imaginativa que toma los productos de Aragón como referencia para sus interpretaciones.

La gastada palabra “honestidad” se llena de significado en una carta que no busca marear, basada en la buena materia prima, pero que conoce sus limitaciones.

Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas como la ensalada de tomate con cebolla encurtida y helado de albahaca, las patatas asadas con mojo de tomate seco de Caspe, la cazuelita de huevos con patata, el tataki baturro, el arroz cremoso de boletus, longaniza y foie, las cocochas de cerdo guisadas a la antigua, la crema de borraja con huevo poché y papada crujiente, los tradicionales caracoles a la aragonesa o el arroz de borraja de la huerta aragonesa.

El restaurante, situado en el corazón del Casco Antiguo de Zaragoza, es un espacio con identidad propia: la construcción, su ubicación y su historia son el reflejo de todo aquello que expresan la ciudad y su entorno.

La Flor de Lis combina en su decoración contemporánea guiños al arte aragonés. Los suelos, de teselas cerámicas, recuerdan a los tejas de colores de las cúpulas de la Basílica del Pilar. El arte mudéjar aparece en arcadas y en unos apliques de madera en el techo, y también hay reminiscencias de la muralla romana.

Su buen hacer y mimo al producto lo ha convertido en un restaurante imprescindible de alta gastronomía en Zaragoza.

La Flor de Lis demuestra que los bares de tapas no están reñidos con la alta cocina, el buen producto y el servicio eficaz.

Los fines de semana el local está lleno hasta los topes y es difícil conseguir una mesa.

Dirección: Calle Don Jaime I, 34, Zaragoza
Teléfono: 876 00 72 16