La Puerta de Santa Engracia no se conserva en la actualidad y tiene la particularidad de que tuvo hasta tres ubicaciones diferentes.

La primera fue construida en el siglo XVII en la actual Plaza Santa Engracia, junto a la Iglesia de Santa Engracia, en el lugar que hoy ocupa el edificio de correos. La puerta servía también de residencia para los encargados de su vigilancia.

Se realizó una reforma de la misma en el año 1796, pero como pasó con otras puertas, durante los Sitios de Zaragoza quedó en estado de ruina y se derribó poco después.

Volvió a realizarse en 1830, según proyecto de Tiburcio del Caso, como homenaje los que habían defendido Zaragoza durante la guerra. Se ubicó en el entorno de la Plaza Santa Engrancia pero más centrada en lo que actualmente es el Paseo de la Independencia.

Sin embargo, el crecimiento de Zaragoza alcanzó los límites de la ciudad marcados por la Puerta de Santa Engracia, lo que paralizó sus obras de ampliación y fue, de nuevo, demolida en 1865.

Ya a finales del siglo XIX, la instalación de la Puerta Santa Engracia dio cierto margen más de crecimiento a la ciudad y adelantó su ubicación a lo que actualmente es la Plaza Aragón. Allí se construyó en 1893. Era la entrada al Paseo Independencia con tres puertas centrales para peatones y dos laterales para coches y caballos.

Frente a la puerta, se levantó en 1893 el magnífico edificio de la Facultad de Medicina y Cienciasobra del arquitecto municipal Ricardo Magdalena.

Durante años hubo debates sobre la utilidad de la puerta y los inconvenientes que suponía en el trazado de la línea del tranvía, que iría desde Torrero hasta el centro, por lo que en 1902 se aprobó su demolición definitiva.

las doce antiguas puertas de la ciudad de zaragoza