Construida a comienzos del siglo XX, poco después del Centenario de los Sitios de Zaragoza, la antigua Fábrica de Chocolates Orús es uno de los ejemplos de arquitectura industrial de carácter ecléctico con elementos historicistas más interesantes de Zaragoza.

En 1913 Joaquín Orús, propietario de chocolates Orús, encargó al arquitecto zaragozano Julio Bravo el diseño de una nueva fábrica debido al crecimiento del negocio y con el propósito de adaptarse al gusto de los tiempos modernos. Su inauguración tuvo lugar el 11 de octubre de 1914.

Considerado uno de los impulsores de la arquitectura modernista en nuestra ciudad, Julio Bravo es autor de edificios tan destacados como el Museo de Zaragoza o el Convento de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.

Antigua Fábrica de Chocolates Orús

Levantada en ladrillo, sobre una gran planta rectangular de proporciones alargadas, la antigua fábrica de chocolates Orús consta de dos pisos y semisótano. El cuerpo central abre mediante siete grandes vanos adintelados en la planta inferior y siete vanos en arco de medio punto en la superior, separadas ambas mediante un friso de azulejos con decoración de estilo modernista.

Los dos torreones que flanquean la fachada, a modo de volúmenes ligeramente en saledizo, se articulan del mismo modo: vano adintelado abajo y de medio punto arriba, y están dotados de un cuerpo superior aterrazado rematado con chapiteles de perfil curvo de influencia francesa.

Tras la guerra civil, la fábrica de Chocolates Orús se reconvirtió en Industrias del Cartonaje. Esta fábrica fue trasladada en 1969 quedando abandonada hasta el año 1995, cuando volvió a abrir sus puertas como hotel tras varios años de remodelación.

Esta última etapa también ha sido cambiante. Primero se abrió como NH Orús pero la cadena hotelera lo cerró por su baja demanda en 2014. Tras estar dos años cerrado, en 2016 otros dueños lo reabrieron con el nombre de Nuevo Hotel Horus y un nuevo enfoque en su actividad como alojamiento de larga estancia.

Desde 2002 cuenta con la declaración de Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

Dirección: Calle Escoriaza y Fabro, 45, con vistas a la antigua estación de tren del Portillo

Conoce el legado industrial de Zaragoza