Mujer con manto azul‘ es una escultura que pertenece al conjunto artístico ‘Voluntad de suerte’, en su origen realizado en fibra de vidrio, del artista Alberto Gómez Ascaso.

En el año 2013 ese conjunto artístico protagonizó una exposición en La Lonja, que se concebía como un recorrido por la trayectoria artística de su autor. De esta muestra, posteriormente ocho esculturas fueron expuestas durante varios meses en la Plaza de España para acercar el arte a la sociedad, aunque durante este periodo una de las piezas expuestas titulada ‘Ángela’ fue objeto de un acto vandálico por lo que tuvo que ser restaurada, también lo fue el brazo izquierdo de ‘Mujer con manto azul’ por causa de una mala manipulación y por la fragilidad de sus materiales.

En su instalación actual ‘Mujer con manto azul’ mira hacia el Paseo de la Independencia. La escultura de cuerpo entero representa a una mujer delgada, cuya figura es estilizada y de contornos suaves, frágil y de una desnudez total pero delicada. Su sereno hieratismo y proporciones alargadas son características que forman parte del estilo propio de este artista desde los años noventa y que enseguida permiten identificar la obra con su autor.

Escultura 'Mujer con manto azul' de Alberto Gómez Ascaso

La figura de la mujer se apoya sobre la pierna derecha en un ligero contraposto, su mano derecha permanece junto al cuerpo, sin embargo, la mano izquierda se coloca por detrás de su espalda junto a la cintura y porta un manto que se desliza hasta la superficie del pedestal enrollado entre sus piernas.

Alberto Gómez Ascaso (Zaragoza, 1963) ha desarrollado a lo largo de las últimas décadas una intensa, fructífera y sobresaliente trayectoria en el ámbito de la escultura figurativa. Entre 1982 y 1985 fue alumno de la Escuela de Artes y de la Escuela de Magisterio de Zaragoza, donde se diplomó en la especialidad de Ciencias Humanas, pero su verdadera formación como escultor comienza en 1984 de forma prácticamente libre y autodidacta en el taller de escultura del Antiguo Matadero de Zaragoza, de cuyo grupo fundador formó parte. Tras conocer a Manuel Arcón y vivir una corta pero intensa estancia en Carrara (Italia), en 1987 Gómez Ascaso decide dedicarse profesionalmente a la escultura, oficio que ya nunca abandonaría.

En 1988 inicia sus estudios en Filosofía al tiempo que emprende la búsqueda de un lenguaje formal propio, sobre todo mediante figuras femeninas de proporcional alargadas, de notoria delgadez y otros rasgos característicos que pronto identifican su trabajo. La primera mitad de los años 90 coincide con un apasionado interés por la anatomía, tratando de definir su propio sistema de proporciones siempre en pos de la estilización de las figuras.

Poco a poco, Gómez Ascaso irá abandonando el uso de la piedra e incorporando materiales como el poliéster y la fibra de vidrio, avanzando aún más en su proceso de personal estilización. Sus figuras son cada vez más esbeltas, con una parquedad anatómica considerable y un notable ascetismo formal, que deriva en muchas ocasiones en un sereno hieratismo. La llegada del nuevo siglo coincide con una dulcificación del canon que se hace menos radical y menos extremo, enfatizando a partir de entonces el aspecto filosófico, ideológico e intangible de las obras.

Dirección: La obra está instalada en la Plaza de España, frente al centro comercial Puerta Cinegia