En la Plaza del Pilar, nos encontramos con el edificio de La Lonja, centro del intercambio comercial en la próspera Zaragoza renacentista.

Construida entre 1541 y 1551, representa uno de los mejores ejemplos de la arquitectura renacentista y está considerado el edificio civil más importante del siglo XVI en Aragón. Se trata del edificio plenamente renacentista más importante de Aragón. También fue el primero en adoptar este estilo, con influencia del palacio florentino del quattrocento italiano, aunque con los matices del Mudéjar aragonés que podemos observar en la decoración de retratos de yeso policromado.

Don Hernando de Aragón, miembro de la Familia Real, arzobispo de Zaragoza y gran impulsor de las artes, propuso en 1541 al Concejo la construcción de un edificio destinado a albergar las relaciones entre comerciantes, que tradicionalmente se efectuaban alrededor del atrio de La Seo y otras iglesias.

Exposición "Ars combinatoria" de Chema Madoz en La Lonja

Se creó un bello lugar para el comercio y la sede de la Tabla de Depósitos, un primitivo banco financiero, tomando como referentes las Lonjas de Mallorca y Valencia. Diseñó el proyecto el maestro Juan de Sariñena, siendo ésta su última obra.

La Lonja, de planta rectangular con tres naves, refleja la pujanza de la ciudad. Aunque en el interior aún conserva elementos característicos del Gótico, al exterior presenta una fachada plenamente renacentista. Esta fachada es una magnífica interpretación del modelo de palacio renacentista italiano, adaptado al ladrillo aragonés, protagonista de las cuatro fachadas idénticas.

La parte superior de los muros exteriores están decoradas con tondos (composiciones pictóricas que están realizadas en forma de disco) con cabezas, en yeso pintado, de personajes de todos los estamentos aragoneses de la época. Desde reyes, reinas, obispos, militares, nobles, comerciantes, artesanos, etc.

rostros en la fachada de la lonja

En la fachada de la plaza del Pilar, en la parte superior derecha, encontramos al único personaje de toda la Lonja representado de perfil. Se le ha identificado como el autor de todos los retratos que podemos ver en el exterior de la Lonja. El motivo de esta interpretación es que en el renacimiento italiano los artistas solían firmar sus obras poniendo sus retratos, siempre de perfil.

La ornamentación le proporciona gran equilibrio y  serenidad, dispuesta en tres pisos separados por impostas que no se corresponden con el espacio diáfano del interior.

La Lonja

El piso inferior presenta tres puertas en arco de medio punto enmarcadas bajo un friso horadado; en el segundo destaca la temprana utilización de cristal emplomado en los vanos de iluminación; y en el tercer piso se centra la decoración, a base de bustos en yeso policromado de personajes relevantes de la época que ornamentan la galería de arquillos bajo el alero de madera.

El diseño interior es obra de Gil Morlanes “el Joven”, un gran salón cubierto por bóvedas de crucería estrellada que descansan sobre columnas anilladas, denominadas aragonesas. Los capiteles se decoran con escudos de la ciudad portados por ángeles, y los muros con el escudo de Carlos V sostenido por leones, sobre el friso que conmemora la fecha de construcción. El resto de la ornamentación son escudos de la ciudad e imperiales, con toisón.

La Lonja guarda dos secretos arquitectónicos. Uno es un pasadizo que se construyó en el siglo XX y que la une con el edificio del Ayuntamiento, y el otro es una planta “secreta” no accesible hoy en día. Los técnicos del Ayuntamiento de Zaragoza se refieren a ella como el sobretecho de la Lonja. Esa planta “desconocida” fue el armero de la ciudad durante los siglos XVI y XVII.

En la ‘Vista de Zaragoza’, que realizó Juan Bautista Martínez del Mazo en 1647, puede verse, en la esquina noreste del edificio, en la parte que da al río, una pequeña torre adosada a la Lonja actual. En el interior de esa torre se ubicaba una escalera de caracol que daba acceso a esa planta.

Detalle del cuadro. Los hitos representados corresponden a: 1- Cimborrio de la Seo 2- Torre mudéjar de la Seo 3- Palacio de la Diputación del Reino 4- Lonja 5- Puente de piedra.

Detalle del cuadro. Los hitos representados corresponden a: 1- Cimborrio de la Seo 2- Torre mudéjar de la Seo 3- Palacio de la Diputación del Reino 4- Lonja 5- Puente de piedra.

Cuando la ciudad tenía problemas, se tomaba la bandera de la ciudad, la del Ángel Custodio, que se guardaba en la Seo. Se llevaba al balcón del Ayuntamiento y se colgaba apuntando hacia el lugar donde las huestes enemigas iban a atacar. La iglesia ubicada junto a la puerta del Ángel tocaba las campanas, y mientras se montaba y armaba la milicia, había un tiempo en el que se podía conjurar el uso de las armas y solucionarse el conflicto sin el uso de violencia.

La llegada del ejército estable a principios del siglo XVIII dejó sin uso el armero, que en alguna ampliación, el Ayuntamiento, pegado a la Lonja, incorporó a sus instalaciones.

La Lonja se utiliza como espacio expositivo desde principios del siglo XX (en 1909 se celebró la Exposición Hispano-Francesa de Bellas Artes que reunió, nombres tan destacados como Nonell, Picasso, Zuloaga o Gargallo).

Tanto su interior como su exterior fueron profundamente restaurados en 1990.

En la actualidad, la Lonja es considerada la principal sala de exposiciones de Aragón, y es utilizada para acoger los más destacados y ambiciosos proyectos expositivos de carácter público de la región. Las exposiciones que constantemente se organizan lo convierten en un edificio bastante concurrido, pero seguramente no tanto como en sus años de comercio.

La Lonja está considerada una obra cumbre de la arquitectura renacentista de la Península Ibérica. Patrimonio del Gobierno de Aragón defiende que es el edificio civil más importante del siglo XVI en la Comunidad.

Justo enfrente se encuentra el Monumento a Goya, que rinde homenaje al máximo pintor nacido en tierras aragonesas.

Escultura del Monumento a Goya, con la Lonja al fondo

Escultura del Monumento a Goya, con la Lonja al fondo

La Lonja
Dirección: Plaza Nuestra Sra. del Pilar s/n / Calle Don Jaime I, 47
Teléfono: 976 39 72 39
Entrada gratuita
Horario: Abierto de martes a sábados de 10 a 14h y de 17 a 21h. Domingos y festivos de 10 a 14.30h. Lunes cerrado.

lista de lugares imprescindibles para visitar en zaragoza