El edificio sede de la Diputación Provincial de Zaragoza está situado en la actual plaza de España (denominada con anterioridad plaza de San Francisco y plaza de la Constitución).

Las Diputaciones Provinciales se establecieron definitivamente en el año 1835. Debido a los diversos cambios políticos, la Diputación careció de un emplazamiento estable en sus inicios, reuniéndose con carácter provisional en la Casa Consistorial.

En el año 1840 le fue cedido el solar y el edificio del desaparecido convento de San Francisco y en 1843 comenzaron las obras, habilitando unas habitaciones para la secretaría de la Diputación y un pequeño salón de sesiones. En 1857 se le encomendó la ampliación y formación de nuevos planos al arquitecto provincial Pedro Martínez Sangrós.

La fachada diseñada por Pedro Martínez Sangrós tiene claras referencias a la fachada que él mismo proyectará para la antigua Universidad de Zaragoza situada en la plaza de la Magdalena, sustituida más tarde por otra encargada a Ricardo Magdalena (también desaparecida).

En el año 1927 el presidente de la institución encargaba a Teodoro Ríos Balaguer un anteproyecto de reforma del Palacio Provincial. Para este cambio propone una nueva fachada, la ampliación de dos plantas más en altura en la parte del edificio que abría hacia la plaza de la Constitución. Este anteproyecto no llegará a materializarse, si bien será retomado por Teodoro Ríos en el proyecto presentado en 1942.

Exterior del Palacio de la Diputacion de Zaragoza

La fachada presentada en 1942 es prácticamente igual a la presentada por Ríos en el anteproyecto de 1927, y es también la base sobre la que se elabora la fachada final construida en 1943.

Para esta pudo inspirarse en otros edificios oficiales levantados en el siglo XIX como la Diputación de San Sebastián realizada por Luis Aladrén en el año 1885, fachada que se repite casi exactamente, porque Teodoro Ríos conocía perfectamente este edificio por sus numerosos viajes a esa ciudad en sus vacaciones de verano.

En la fachada exterior, corona el edificio un reloj con esfera transparente de cristal de cerca de dos metros de diámetro y de una sola pieza custodiado por dos figuras alegóricas representando la noche y el día. Estas escultura, así como la elegante crestería que corona el frontis, el gran escudo de armas de la provincia colocado en su remate, los escudos de armas de los partidos y los bustos de los reyes de Aragón decoran el patio de entrada, ejecutado en piedra por el escultor Carlos Palao y conocido con el nombre de patio de los Reyes.

En el tejado del palacio se ubica uno de los cinco carillones que hay en toda España. El carillón de la Diputación está formado por 33 campanas fundidas en Karlsruhe (Alemania) en 1992 y da varios conciertos al año a cargo del carillonista zaragozano Ignacio Navarro Gil.

El edificio conecta por la parte trasera con el palacio de los Condes de Sástago, centro cultural también propiedad de la Diputación provincial, y al cual se accede desde la calle del Coso.

Dirección: Plaza de España, 2