Edificado en 1933, el chalé de Matías Bergua es un ejemplo preciso de la arquitectura racionalista de aquella época.

En los años 30 la zona comprendida entre los paseos de Ruiseñores y del Canal sustituyó al de Sagasta en la preferencia de la burguesía zaragozana para la construcción de sus residencias.

Precisamente en un amplio solar situado en la confluencia entre los paseos de Ruiseñores y del Canal se sitúa la vivienda unifamiliar de Matías Bergua, quizás el más interesante, y sin duda el mejor conservado, de los chalés de aquel periodo en esta zona.

Matías Bergua, médico y corredor de comercio altoaragonés fue quien mandó construir esta vivienda al arquitecto madrileño Rafael Bergamín, uno de los arquitectos de la generación de 1925, integrada entre otros, por el zaragozano Fernando García Mercadal, que iniciaron el movimiento de renovación de la arquitectura española.

En este sentido, el chalé de Matías Bergua, junto a otros trabajos como el tantas veces citado Rincón de Goya o la casa del doctor Ricardo Horno, vienen a demostrar que la arquitectura zaragozana no estuvo tan al margen de la vanguardia constructiva española como con frecuencia se ha escrito.

El proyecto original comprendía una vivienda suntuosa y hermosísima, con sótano y dos plantas de 220 metros cuadrados cada una, una casa para el guarda, un garaje, un estanque, un jardín con esculturas, una huerta, un campo de tenis e, incluso, gallineros.

El chalé de Matías Bergua, apenas fue utilizado unos pocos años una vez finalizada su construcción, ya que durante la Guerra Civil fue incautado y utilizado como un lugar de interrogatorios al margen de la ley.

Tras la guerra, el edificio fue comprado por el doctor Andrés, quien instaló allí su clínica para enfermedades del tórax. También estuvo ocupado por una empresa petrolífera francesa en 1976, según detalla su catalogación municipal, hasta que finalmente la Diputación de Zaragoza lo adquirió a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, actual Ibercaja, y hasta entonces propietaria del inmueble.

La Diputación de Zaragoza alquiló estas instalaciones durante más de tres décadas a RTVE y sigue siendo propietaria del chalé de Matías Bergua.

En 2017 RTVE trasladó su centro territorial al recinto de la Expo. El edificio lleva sin uso desde entonces.

A pesar de estos cambios de uso, el edificio sigue conservando importantes rasgos que destacan su valor como testimonio vivo de la arquitectura racionalista.

Sus otrora hermosas estructuras esperan pacientemente una necesaria y merecida restauración que les devuelva su pasado esplendor.

Dirección: Paseo Ruiseñores 57-59