La Samaritana es una fuente escultórica fundida en hierro en 1866 en los talleres de Averly.

Representa a la samaritana a quien Jesús pidió de agua en el evangelio de San Juan, en forma de una ninfa que vierte agua de un ánfora y está inspirada en el repertorio ornamental del romanticismo francés.

Estuvo en la plaza de La Seo hasta 1962, año en el que se trasladó al Parque Bruil. Al poco tiempo fue colocada en su actual emplazamiento en la Plaza del Justicia, junto a la Iglesia de Santa Isabel de Portugal.

Dirección: Plaza del Justicia, Zaragoza