En la actual Plaza de la Magdalena, al final de la calle Mayor, se encontraba la Puerta de Valencia, la puerta este de la muralla romana. En 1867, ante la necesidad de ampliar la plaza, se aprobó su derribo.

Se conservaron algunos sillares con inscripciones en latín, que pueden verse en el Museo de Zaragoza. En la misma plaza, todavía permanecen visibles varios sillares perfectamente labrados y adosados en el muro de una casa, además del recuerdo de la puerta desaparecida en una pintura mural de un edificio anexo.

Restos de la muralla romana adosados a un edificio de la Plaza Magdalena

Restos de la muralla romana adosados a un edificio de la Plaza Magdalena

En el sótano de un establecimiento comercial de titularidad particular en el número 147 del Coso se conserva la parte inferior de la torre sur que hacía de soporte del portal de la muralla.

El tramo fue descubierto en julio del 2017 por la ex arquitecta municipal Úrsula Heredia y consta de una extensión de 4,75 metros de largo y 2,3 de alto, en el que se encuentran seis alturas de sillares intactos de la época romana, sin añadidos y sin obras posteriores, conservados en perfecto estado.

Restos del torreón de la muralla romana de Zaragoza encontrados en el Coso, junto a la Plaza de la Magdalena

Restos del torreón de la muralla romana de Zaragoza encontrados en el Coso, junto a la Plaza de la Magdalena

Dirección: Plaza de la Magdalena