En la actual Avenida César Augusto, entre los restos de muralla romana y el Mercado Central, se encontraba la Puerta de Toledo, la puerta oeste de la antigua ciudad romana.

Fue construida en el siglo I. En época musulmana se le llamaba puerta Belkala o puerta Bad al-Yanud.

Estaba flanqueada por dos imponentes torreones almenados y su arco monumental se cerraba con puertas de hierro. En 1440 fueron trasladas a sus torres las cárceles reales, que antes estaban situadas en la Puerta Cinegia, y en 1556, los diputados del Reino instalaron allí la cárcel de Manifestados. Acogió al Justicia de Aragón, Juan de Lanuza, quien en 1591 acabó decapitado en la propia plaza.

Como el resto de puertas, se cerraba desde las siete de la tarde hasta el amanecer.

En 1898 se decidió su derribo debido a su ruinoso estado.

En 1987 el Ayuntamiento de Zaragoza decidió pintar un mural en recuerdo de la desaparecida Puerta de Toledo en un edificio de la calle Manifestación, muy cerca de su antigua ubicación.

Mural en recuerdo a la Puerta de Toledo de Zaragoza

Mural en recuerdo a la Puerta de Toledo de Zaragoza

Dirección: Avenida César Augusto, entre la muralla romana y el Mercado Central