Aunque su nombre real es el de Fuente de la Princesa, todo el mundo en Zaragoza conoce este monumento como Fuente de Neptuno. Fue construida en la Plaza de San Francisco (actual Plaza de España) en 1845 en conmemoración del juramento como princesa heredera de la futura reina Isabel II, con el objetivo de abastecer de agua a la ciudad de Zaragoza, cometido que cumplió hasta su traslado al Parque en 1902.

Además del dios Neptuno, la fuente está decorada con cuatro fantásticos delfines o tritones.

Fuente de Neptuno de Zaragoza

Desde su pedestal, que la ubica a tres metros de altura, entre delfines, Neptuno asiste al paso de la gente que deambula, incluidos los turistas.

La fuente está rodeada de una bella plaza recientemente renovada, perfecta para un día de picnic en un día soleado o disfrutar de una velada romántica en los cercanos veladores.

Joaquín Pallarés: El dios de las aguas en Zaragoza, óleo/lienzo, 1890

La Fuente de Neptuno en el lienzo de Joaquín Pallarés: “El dios de las aguas en Zaragoza”, 1890, Museu Nacional d’Art de Catalunya.

DirecciónParque Grande José Antonio Labordeta