En época romana existía un rico e intenso comercio que se desarrollaba a lo largo de las orillas del Ebro.

Los puertos principales eran Vareia (la actual Logroño), Dertosa (Tortosa), y Caesaraugusta (Zaragoza), el más importante enclave redistribuidor de mercancías en el centro del valle.

Los productos importados remontaban el río desde Dertosa, puerto mixto marítimo y fluvial, libre en esa época del delta del Ebro. Así ascendían cerámicas, mármoles, ánforas de vino y salazones, joyas, vidrios, etc.

Los productos del valle descendían por el río: se transportaba lana, pieles, hierro, lino, sal, trigo y madera.

A través de las monedas emitidas por Dertosa, conocemos imágenes de los barcos que surcaban el Ebro en época romana. En ellas se aprecia el timón y las velas cuadradas que los impulsaban. Aunque los barcos también remontaban el río con la ayuda de sirgas, siguiendo el modelo utilizado en otros ríos del sur de Europa.

maqueta del edificio del puerto fluvial de caesar augusta zaragoza

Situadas en el ángulo nordeste del foro, las instalaciones portuarias de Caesaraugusta se extendían por la orilla derecha del río, aprovechando el carácter tranquilo de las aguas en esta zona.

Estas instalaciones contaban con un gran edificio, probablemente destinado a funciones de almacenaje entre otras, que se abría al río por una bella fachada de arquerías. Desde esta arquería se accedía a un vestíbulo que a través de una escalinata comunicaba las instalaciones portuarias con el recinto del foro.

El Museo del Puerto Fluvial está situado en la Plaza de San Bruno y se extiende por el subsuelo hasta las orillas del Ebro. Desde el año 2000 exhibe los restos arqueológicos hallados en las excavaciones realizadas entre 1989 y 1991 las cuales sacaron a la luz un conjunto monumental que comunicaba la orilla del Ebro con el foro de la ciudad.

Restos del puerto fluvial de Zaragoza, en cuyos sillares aparecen las marcas IV, VI y X, referidas a las Legiones IV Macedonica, VI Victrix y X Gemina (las legiones fundadoras de la colonia)

Restos del puerto fluvial de Zaragoza, en cuyos sillares aparecen las marcas IV, VI y X, referidas a las Legiones IV Macedonica, VI Victrix y X Gemina (las legiones fundadoras de la colonia)

restos ruinas del puerto romano de zaragoza

En la actualidad se conservan los restos de un edificio construido entre la época del emperador Augusto y el siglo I d.C., testimonio de que Caesaraugusta fue uno de los puertos principales del Ebro y el más importante enclave redistribuidor de mercancías en el centro del valle.

Además de los restos conservados in situ, se muestran varios ejemplos de ánforas, principal envase del comercio de alimentos en época romana.

Paneles explicativos, una maqueta y la proyección de un audiovisual permiten al visitante rememorar la importancia del Ebro y del puerto fluvial en la Zaragoza romana.

legiones romanas fundadoras de caesaraugusta zaragoza

Estandartes de las legiones IV Macedonica, VI Victrix y X Gemina, con cuyos veteranos se fundó la colonia de Caesaraugusta (la actual Zaragoza)

Este museo, junto con el Museo de las Termas Públicas, el Teatro Romano y el Museo del Foro, es uno de los cuatro sitios de Zaragoza donde el visitante puede ver los restos arqueológicos de la antigua colonia romana de Caesaraugusta.

Dirección: Plaza San Bruno, 8
Teléfono: 976 721 207
Horarios: De martes a sábado, de 10 a 14 h. y de 17 a 21 h. Domingo, de 10 a 14,30 h. Lunes, cerrado.