La animada Calle Ossau se extiende por casi 200 metros, desde la Calle Estébanes hasta la Calle Méndez Núñez. Fue y es una de las calles más importantes del Tubo, la zona de tapeo más popular de Zaragoza.

Es una de esas calles que ha sobrevivido al tiempo y que se creó casi con Zaragoza misma, con su desarrollo y expansión.

Ossau resulta ser una verdadera galería al aire libre donde se contemplan los estilos más diversos, la mayor parte de ellos concebidos en la primera mitad del siglo XX. En menor cuantía descubrirás el Art Decó y el Racionalismo, momentos que no alcanzaron su mayor esplendor en el Casco Histórico, sin embargo son muy identificables entre tanta añeja arquitectura.

Calle Ossau del Tubo de Zaragoza

Sin lugar a dudas, el Ecléctico es el predominante. Te será muy fácil reconocerlo porque en una misma edificación todos los niveles, son diferentes. En Ossau, estos inmuebles resaltan, no solo por su estado de conservación, sino también por su colorido y proliferación.

El número 1 encontramos el Distrito México. Esta taquería ha sabido dar un toque cosmopolita y moderno a la cocina mexicana.

En Distrito México reinterpretan las clásicas recetas de la gastronomía mexicana con un notable éxito, dándole un toque moderno a los platos pero sin perder ni un ápice de sabor. Juega en la liga de esas taquerías caseras, honestas, sin más pretensiones que conseguir que pases un rato animado.

Platos del restaurante Distrito México

Platos del restaurante Distrito México

Más adelante, en el número 7, encontramos El Federal Cocktail Bar. Entre nachos, quesadillas y guacamole en estimables raciones, nos encontramos con casi una veintena de cócteles con el tequila y el mezcal como protagonistas.

En El Federal, relatos de coctelería clásica y de autor son narrados desde la barra. No había estruendos musicales ni aglomeraciones, reinaba la tranquilidad y lo percibí como un espacio estimulante para los aficionados a la coctelería de especialidad.

El Federal Cocktail Bar

El Federal Cocktail Bar

Eso (y muchísimo más) es la Calle Ossau: un lugar donde es fácil perderse y sentirte dentro de una aventura, una locura y un remanso de paz, todo depende de donde estés y del momento del día.