Durante la Edad Media el barrio de San Pablo llegó a tener casi tantos habitantes como el antiguo centro amurallado. Por esta razón, en 1284 se vio necesario derruir la antigua ermita románica de San Blas y construir la iglesia de San Pablo, un nuevo templo de mayor tamaño.

La iglesia de San Pablo es uno de esos lugares del pasado en medio de la ciudad que parece mentira que hayan sobrevivido a los envites del progreso.

Es un templo notable, fragmentado, construido en sucesivas etapas, cuya traza inicial del siglo XIV seguía la estructura típica de nave única, dividida en cuatro tramos, con capillas abiertas entre los contrafuertes y cabecera poligonal de cinco lados.

Iglesia de San Pablo (1842) Autores Jenaro Pérez Villaamil (dib.) y Alfred Guesdon (lit.) Archivo Municipal, Zaragoza Date1842

La Iglesia de San Pablo en 1842. Autores: Jenaro Pérez Villaamil y Alfred Guesdon. Archivo Municipal de Zaragoza

De su primera época es también su magnífica torre octogonal de ladrillo situada a los pies que deriva de la estructura del alminar almohade y que se puede considerar como uno de los hitos más señalados de la arquitectura Mudéjar zaragozana.

La segunda etapa constructiva se extiendió hasta los primeros años del siglo XV. Se añadieron dos naves laterales de anchura desigual que rodean la totalidad de la planta Mudéjar de la iglesia, originando en la zona de la cabecera un deambulatorio o girola que circunda el ábside prolongándose hacia la parte occidental o tramo de los pies donde forman una especie de atrio, quedando encerrada la torre dentro de la edificación. Además en los siglos XVI, XVII y XVIII se abrieron en estas naves una serie de capillas.

En el costado Sur se encuentra la Puerta de San Pablo o principal, a la que se llega por la calle San Pablo.

Puerta de San Pablo o principal

Puerta de San Pablo o principal

Vista de la fachada principal de San Pablo desde la calle homonima

Vista de la fachada principal de San Pablo desde la calle homónima

Conocida en otros tiempos por entrada de Nuestra Señora del Pópulo es sin duda alguna la más monumental de las que permiten el acceso al templo. Su portada es en arco de medio punto y sobre ella se dispone una hornacina con una talla de Nuestra Señora del Pópulo.

Sin embargo, la fachada de mayor interés es la del lado Norte (calle San Blas) construida en el siglo XV en estilo gótico.

Puerta de la Tramontana o del Santo Cristo

Puerta de la Tramontana o del Santo Cristo

Es la llamada Puerta de la Tramontana o del Santo Cristo en la que aparecen en el tímpano, bajo doseletes, las figuras de Cristo sedente entre la Virgen, San Blas, San Juan y otro santo no identificado y flanqueando la puerta, las esculturas de San Pedro y San Pablo.

Vista de la Puerta de la Tramontana y la Torre Mudéjar desde la calle San Blas

Vista de la Puerta de la Tramontana y la Torre Mudéjar desde la calle San Blas

En 1587 se abrió una nueva portada a los pies, al trazarse la actual plazuela de San Pablo. Esta nueva puerta recibió el nombre de Puerta del Fosal y, posteriormente, de Puerta de los Ajusticiados.

Puerta del Fosal en la Plazuela de San Pablo

Puerta del Fosal en la Plazuela de San Pablo

Una de las joyas que la iglesia de San Pablo guarda en su interior es el retablo mayor cuyo titular es San Pablo, de madera tallada, dorada y policromada, obra del escultor renacentista Damián Forment, que se puede poner en relación con otros retablos del mismo autor como el retablo mayor del Pilar o el de la catedral de Huesca.

El retablo mayor de la iglesia Parroquial de San Pablo en Zaragoza, es una importante obra del escultor Damián Forment, fechada entre 1511 y 1521

El retablo mayor de la iglesia de San Pablo fue realizado por el escultor renacentista Damián Forment entre 1511 y 1521

Cuenta con un espacio de cristal, el óculo, un sagrario típico en las iglesias aragonesas a partir del siglo XV. Las puertas del retablo, que al cerrarse ocultan por completo el retablo, fueron pintadas por Antonio Galcerán y Jeronimo de Mora en el año 1596.

Tras una minuciosa restauración en el año 2014, las puertas volvieron a ponerse en funcionamiento en lo que constituyen el único ejemplo en Zaragoza de un retablo articulado pues, aunque los mayores de la Seo y el Pilar también tuvieron paneles, estos no se han conservado.

Capilla del Cristo de la Agonía. A la izquierda, Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos (popularmente denominada Virgen Blanca)

Capilla del Cristo de la Agonía. A la izquierda, Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos (popularmente denominada Virgen Blanca)

En 2001 la iglesia de San Pablo fue incluida dentro de la declaración de Patrimonio de la Humanidad que la Unesco decretó para los hitos más relevantes del Mudéjar aragonés.

Dirección: Calle San Pablo 42, Zaragoza
Sitio web: http://sanpablozaragoza.org/

Conoce la arquitectura Mudéjar de la ciudad de Zaragoza