Aunque poco se sabe exactamente del origen de este inmueble, la casa -muy próxima a la iglesia de La Magdalena y a la antigua puerta de Valencia– comenzó a construirse ya entrado el siglo XVI.

Zaragoza en el siglo XVI era una ciudad rica. Esta riqueza se podía medir por los edificios que se construyeron en esa época; de los casi 200 palacios que existieron hoy en día sólo se conservan un pequeño número, entre ellos esta casa-palacio que hoy vamos a comentar.

Si las paredes del edificio hablaran podrían contar historias de nobles, traiciones, audiencias, amoríos, belicosos proyectos… Se cuenta que lo habitó Juan Campi, que fue el Justicia que sucedió a Juan de Lanuza tras su decapitación en 1591 después de haberse enfrentado a la voluntad de Felipe II en defensa de los Fueros de Aragón.

Entre sus insignes moradores figura Ignacio Jordán de Asso, a quien recuerda una de las estatuas del Paraninfo.

El naturalista, jurista e historiador Jordán de Asso

Escultura de Jordán de Asso en el Paraninfo

Jordán de Asso formó parte de esa magnífica generación de ilustrados que dio gloria a Zaragoza en el siglo XVIII y cuyos miembros más significativos, como el Conde de Aranda, Ramón Pignatelli o el propio Asso, contribuyeron al esplendor cultural de Zaragoza a través de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País.

Experto en diferentes ramas del saber, Jordán de Asso se interesó por la economía, el derecho, la historia, la botánica o la zoología.

Demostró también su devoción aragonesa y zaragozana hasta el punto de colaborar estrechamente con Palafox en la resistencia frente a las tropas napoleónicas. Redactó la ‘Gaceta de Zaragoza‘ y tuvo que huir de la ciudad disfrazado de labriego. Volvió a ella tras la marcha de los franceses poco antes de morir.

Sobre la construcción, está documentado que en 1895 hubo de reforzarse su fachada principal y se abrió sobre ella algún vano.

Placa en recuerdo a Jordán de Asso en la casa-palacio en la que vivió

Placa en recuerdo a Jordán de Asso en la casa-palacio en la que vivió

vista del Palacio Ignacio Jordan de Asso desde la plaza homonima

En 1931, Regino Borobio hizo una remodelación interior, habilitando el ático para vivienda y, más tarde, en 1993, la arquitecta municipal Úrsula Heredia protegió la caja de escaleras y restauró la fachada principal que, hasta hace poco, continuaba tapada por un sinfín de andamios.

En su día estuvo llamado a convertirse en la sede del Museo de los Sitios, pero finalmente se optó por reconvertirlo en viviendas.

Dirección: Plaza Ignacio Jordán de Asso 4

Conoce la arquitectura renacentista de la ciudad de Zaragoza