Si paseas a lo largo de la Calle Alfonso encontrarás una pequeña plaza llena de terrazas. Siempre hay ambiente en la Plaza Sas ya que conecta este importante eje del Casco Viejo con el Tubo, la conocidísima zona de tapas. Es una placita perfecta para descansar después de una intensa jornada de turismo.

En la actualidad, la Plaza Sas es uno de los lugares más emblemáticos y animados de Zaragoza y cuenta con numerosos bares, restaurantes y cafeterías.

En una de las esquinas de la plaza, Chocolates Valor ofrece buen chocolate caliente acompañado de churros o porras, además de todo tipo de pastelería artesanal. Respecto a sus helados, el único problema es que todos los sabores tienen tan buena pinta que es casi imposible escoger uno.

La atmósfera de la Plaza Sas entra en ebullición al llegar el atardecer, cuando las luces de las farolas comienzan a despuntar entre los claroscuros de la ciudad.